como vivir sin vesicula biliar

Como vivir sin vesícula Biliar

La extirpación de la vesícula biliar se llama colecistectomía. Los motivos por los que puede necesitarse extirparla suelen ser:

  • infecciones
  • inflamación de la misma, llamada colecistitis
  • cálculos biliares
  • pólipos en la vesícula biliar

Se puede vivir sin problemas sin la vesícula biliar, pero es necesario hacer algunos ajustes en el estilo de vida y hábitos alimenticios para evitar problemas. Siguiendo estos cambios, es más fácil no experimentar diferencias importantes después de la extirpación de la vesícula biliar.

Vivir sin vesícula, no afecta en su esperanza de vida. En todo caso, los cambios en la dieta que debes hacer pueden incluso ayudarte a vivir una vida más larga y saludable.

¿Qué hace la vesícula biliar?

La vesícula biliar es un órgano digestivo situado detrás del hígado y conectado a él a través del conducto biliar común, que es el que transporta la bilis desde el hígado a la vesícula biliar y el duodeno, que es la primera parte del intestino delgado.

Sirve como almacén de bilis, que es una sustancia que ayuda al cuerpo a descomponer los alimentos y digerir las grasas. Cuando comemos, la vesícula biliar libera bilis en el intestino delgado, donde se pone a trabajar para descomponer las grasas.

Sin vesícula biliar, el hígado va a seguir produciendo bilis, pero al no haber donde acumularla esta se filtra directamente en el intestino en un goteo continuo, independientemente de si hay comida o no, o de si hay grasas o no.

Como consecuencia de esto, la concentración, el volumen y los componentes químicos de la bilis, ya no se regulan con precisión. Generando un efecto negativo en la forma en la que digerimos las grasas, pudiendo llegar a provocar deficiencias en nuestro organismo de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), falta de ácidos grasos esenciales (Omega 3 y 6) y que haya problemas en el metabolismo del colesterol.

Además, si comemos grandes cantidades de alimentos grasos o ricos en fibra, tendremos dificultades para digerir; lo que puede provocar gases, hinchazón y diarrea.

Como vivir sin problemas después de la cirugía de vesícula

En primer lugar, es importante darse cuenta de que el problema de vesícula se originó porque el hígado no estaba funcionando bien. Y si el hígado no está sano, va a producir bilis de mala calidad, que será propensa a formar lo que se conoce como barrillo y piedras.

Y claro, el que nos hayan quitado la vesícula, no resuelve el problema, de hecho, se pueden formar sedimentos y cálculos dentro del hígado, comprometiendo aún más su función.

Los cálculos biliares son solidificaciones de toxicidad en el cuerpo que se han cristalizado por el uso de electrolitos como el calcio y el magnesio que han acudido allí para compensarla y neutralizarla. La cirugía de vesícula biliar no aborda la causa de la formación de cálculos biliares; todo lo que hace es eliminar el saco en el que el cuerpo ha estado almacenando esas cristalizaciones.

Si no cambiamos nuestra dieta y nuestro estilo de vida, el cuerpo va a seguir fabricando cálculos biliares, aunque no tengamos vesícula biliar.

Es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos amargos y ácidos; estos, ayudarán a mejorar la digestión y hacer que sea más fácil tolerar las grasas buenas, que necesitamos. Incluye en tu dieta: limones, limas, achicoria, escarola y hojas de diente de león.

Toma un tónico para el hígado de buena calidad como los amargos suecos, con una cucharada antes de las comidas principales será más que de sobra.

Consigue aquí los amargos suecos

Toma infusiones después de comer de diente de león, cardo mariano o alcachofera; ayudarán a aumentar la producción y el flujo de bilis.

El pulpo, los moluscos, las sardinas, el salmón, el atún, los frutos secos, las legumbres, el cordero, el pollo y el cerdo son muy ricos en taurina. La taurina es un aminoácido necesario para la producción de bilis. Introduce los alimentos que mejor te sienten en tu dieta.

Todo esto debería ayudarte lo a sentirte mejor después de una comida y debería reducir el riesgo de que se formen cálculos dentro de el hígado.

que comer cuando te han quitado la vesicula

Dieta para vivir sin vesícula biliar

Además de los visto anteriormente, hacer algunos cambios dietéticos básicos ayudará a tu cuerpo a adaptarse a los cambios en la forma en que se libera la bilis.

Limita el consumo de grasas

Evita los alimentos fritos, la comida chatarra, los productos lácteos de leche entera, cremas, salsas, la comida picante y las carnes grasas.

Presta especial atención a las etiquetas de las carnes procesadas, los productos lácteos, las salsas y los aderezos, que a veces contienen más grasa de lo que pensamos.

Los alimentos que debemos comer con moderación son:

  • embutidos
  • carne de vaca
  • chocolate
  • mantequilla
  • aceites
  • dulces
  • yogur o queso bajo en grasa
  • helados con base de leche
  • aves de corral con piel

Come algunas grasas buenas, tu cuerpo las necesita, incluye cantidades moderadas de aceite de oliva virgen extra, aguacates, leche y aceite de coco, nueces y semillas. Introdúcelas poco a poco al principio.

Come pocas cantidades

No hagas solo tres comidas diarias. Al no tener almacén de bilis tu sistema digestivo no va a poder digerir comidas muy abundantes. En su lugar, haz de 5 a 6 comidas diarias, más tomas de menos cantidad de comida.

Limita el consumo de fibra

Aunque la necesitas, porque mantendrán tu intestino sano; comer alimentos ricos en fibra justo después de que te extirpen la vesícula biliar puede empeorar la hinchazón, el dolor abdominal y la diarrea que experimentas.

Trata de limitar el consumo de:

  • brócoli
  • coliflor
  • repollo
  • alubias
  • frutos secos
  • panes integrales
  • y cereales ricos en fibra, como el salvado

No es necesario eliminar por completo estos alimentos de la dieta. Simplemente comienza con cantidades más pequeñas y aumenta gradualmente sus porciones mientras descubres que cantidad puede digerir bien tu cuerpo.

Limita la cafeína

La cafeína presente en el té, el café o los refrescos también puede aumentar los gases, el dolor abdominal y la hinchazón. Esto es debido a que la cafeína aumenta la producción de ácido estomacal, haciendo que este, se vacíe más rápido de lo normal y que no haya suficiente bilis para ayudar a descomponer el contenido del estómago; agravando así los síntomas típicos de la falta de vesícula.

Incluye fermentados

Los alimentos y bebidas fermentados, ayudan a mantener el hígado y el intestino funcionando bien, pueblan el intestino con buenos microorganismos y alivian la incomodidad de los gases y el malestar digestivo.

Suplementos para después de la cirugía de vesícula

Suplementos para después de la cirugía de vesícula

Para garantizar una buena función digestiva y la correcta absorción de nutrientes, las personas que han sido sometidas a una estracción de vesícula pueden tomar algún tipo de sales biliares, como bilis de buey y enzimas u otros suplementos con cada comida.

Sin estas ayudas, la bilis que llega al intestino, no aumentará en volumen y potencia para poder digerir las comidas ricas en grasas.

Bilis de buey

La falta de bilis puede producir síntomas como hinchazón e indigestión después de las comidas, heces de color claro, diarrea, fatiga después de las comidas y deficiencias de nutrientes. Tomar un suplemento de bilis de buey de buena calidad con cada comida nos puede ayudar a eliminar por completo estos síntomas en la mayoría de las personas.

La bilis de buey debe tomarse solo unos minutos antes de comer o tomar suplementos que contengan grasa. Si tomas demasiado, el resultado habitual es la diarrea. Si eso sucede, simplemente reduce la dosis.

Enzimas digestivas

Las enzimas lipasa y pancreatina nos ayudan a digerir las grasas. La mayoría de las personas han tenido problemas de vesícula, llevan sufriendo de mala digestión durante bastante tiempo. El intestino irritable, la disbiosis, el sobrecrecimiento de bacterias y la Cándida son comunes en personas con problemas de vesícula biliar.

Aunque te hayan extirpado la vesícula biliar, los problemas digestivos van a seguir ahí y posiblemente tengas mala producción de enzimas digestivas. Tomar enzimas digestivas en forma de suplemento ayuda a restaurar la salud digestiva y reduce los síntomas de indigestión.

Existe en el mercado un producto que combina la bilis de buey y las enzimas digestivas que puede ser de mucha utilidad para personas sin vesícula que sigan teniendo problemas digestivos, para más información pincha aquí.

Vitaminas Liposolubles

La Vitamina A, E, K y D son liposolubles, es decir necesitan de las grasas para asimilarse, de manera que si tenemos problemas con el metabolismo de las grasas después de la extirpación de vesícula, podría ocurrir que no estemos asimilando estas vitaminas.

Particularmente la Vitamina D, se sabe que suele estar deficiente en personas con la función hepática o digestiva comprometida. La exposición al sol permite que el cuerpo produzca vitamina D. Pero, como este proceso ocurre en el hígado y los riñones. Si el hígado está perezoso, no va a sintetizar la vitamina D adecuadamente.

Si tomamos la bilis o los amargos suecos mejoraremos la absorción de estas vitaminas

Consigue tus amargos suecos aquí

Vitamina B12

La Vitamina B 12 requiere una gran cantidad de ácido estomacal para absorberse y puede requerir suplementos también después de la extirpación de la vesícula biliar. Sin suficiente B12, puedes notar falta de energía, confusión mental, debilidad y depresión.

Ácidos grasos Omega 3

Los ácidos grasos esenciales también son clave para el estado de ánimo y la función cerebral, así como para la salud de la piel y los tejidos. Las grasas de alta calidad, especialmente las grasas omega-3, son esenciales para una buena salud y, si no tienes vesícula biliar, tendrás una capacidad limitada para absorberlas.

Ciertas grasas son más fáciles de digerir que otras después de la cirugía de vesícula. El aceite de coco no requiere ácidos biliares para su absorción, y se absorbe rápidamente en la parte superior del intestino delgado, por lo tanto, no solo es muy nutritivo, sino que es fácil para el intestino y no es probable que cause molestias.

Si crees que puedes estar teniendo un deficit de omega 3 despúes de tu cirugía, asegurate de tomar un buen suplemento de omega 3.

Los síntomas menores de una deficiencia de omegas incluyen piel seca y agrietada, uñas quebradizas, cabello seco, eczema crónico, caspa y la queratosis folicular.

Los síntomas y enfermedades más preocupantes asociados con la deficiencia de omega son: aumento de la sed y la micción, TDAH, dislexia, síntomas autistas, problemas de memoria, fibromialgia, fatiga crónica y confusión mental.

Un ultimo apunte

Si te has sometido a una cirugía de vesícula y eres mujer te recomiendo que leas este artículo sobre los efectos que ha provocado en tus hormonas y como corregirlos, ya que este es un tema frecuentemente ignorado.

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor