conexion entre la vesicula biliar y las hormonas

La conexión entre la vesícula biliar y el equilibrio hormonal.

Aunque los problemas digestivos pueden ser provocados por múltiples problemas, lo que a menudo se suele pasar por alto es el estado de la vesícula biliar.

La vesícula biliar es un pequeño órgano pequeño, ubicado debajo del hígado; que se dedica a almacenar bilis que el hígado produce, para poder para digerir las grasas.

Aunque llevemos una alimentación, más o menos equilibrada y baja en grasas, nuestra vesícula biliar puede provocarnos síntomas que van desde dolor o sensibilidad debajo de la caja torácica derecha, dolor entre los omóplatos, indigestión, especialmente después de las comidas altas en grasas, sensación de saciedad, gases, distensión abdominal, náuseas, vómitos y eructos, entre otros.

Cuando en consulta os menciono que muchos de los problemas digestivos pueden ser por culpa de la vesícula biliar, en seguida pensais en los famosos cálculos biliares.

Y aunque los cálculos biliares son la causa más común de estos síntomas digestivos, también pueden empezar a darse este tipo de problemas sin la presencia de cálculos. Y están, generalmente provocados por una vesícula biliar lenta o de bajo funcionamiento. De hecho, este bajo funcionamiento probablemente es el que permite que se formen los cálculos biliares.

Hormonas y vesícula biliar

Una hormona es una proteína que se utiliza para enviar un mensaje o una orden de una parte del cuerpo a otra, normalmente iniciando o terminando una función. Teniendo en cuenta la cantidad de funciones que se llevan a cabo en el cuerpo en todo momento, no será tan sorprendente saber que hay más de 50 hormonas diferentes; y varias de ellas, están involucradas en el funcionamiento de la vesícula biliar. Y hay otras, que afectan indirectamente el mismo.

Entre las hormonas que participan en este proceso encontramos:

La motilina

Es una hormona que se encuentra en las células de los intestinos. Se libera en respuesta a la ingesta de grasas o acidez en el intestino delgado.

Esta hormona, provoca la contracción de la vesícula biliar para inducir su vaciado de bilis. En el embarazo, se encuentra profundamente reducida, especialmente en el segundo y tercer trimestre. Se postula que esto puede contribuir una baja movilidad del sistema digestivo, provocando estreñimiento, indigestión y problemas en la vesícula biliar, que suelen ser, bastante frecuentes durante el embarazo.

La melatonina

La melatonina es una hormona que se secreta en la oscuridad y deja de secretarse en respuesta a la luz. Regula no solo el sueño, sino todo nuestro reloj biológico. Viajar cambiando frecuentemente a través de varias zonas horarias o el exceso de uso de pantallas de dispositivos con luz led (o azul), puede desequilibrar la producción de melatonina.

Pero, lo que desconocemos, es que la melatonina, es capaz de inhibir la formación de cálculos biliares, reducir el colesterol en la bilis al inhibir su absorción y aumentar la conversión del colesterol en sales biliares.

Hay estudios, que han demostrado que la terapia con melatonina podría ayudar en la recuperación de la función neuromuscular de la pared de la vesícula biliar durante o después de una inflamación aguda, permitiéndole una mejor contracción.

La colecistoquinina

La colecistoquinina o CCK es una hormona que inicia la contracción de la vesícula biliar y la secreción de las enzimas pancreáticas.

La tiroxina

La tiroxina es una hormona tiroidea que ayuda a regular el metabolismo. Si tenemos bajos niveles de esta hormona, habrá un funcionamiento deficiente de la vesícula biliar, así como baja cantidad de bilis y un mayor riesgo de formación de cálculos biliares.

El esfínter de Oddi, que es quien controla la liberación de bilis en el intestino delgado, tiene receptores para las hormonas tiroideas y el esfínter se relaja en respuesta a la tiroxina. Un esfínter de Oddi relajado permite el libre flujo de bilis, lo que conduce a menos posibilidad de formación de cálculos biliares.

La falta de tiroxina, como la que se encuentra en el hipotiroidismo, podría provocar la contracción del esfínter, contribuyendo a formar cálculos en los conductos biliares a partir de la bilis que queda allí retenida.

Consecuencias de la cirugía de vesícula biliar

Entre los efectos secundarios comunes después de la cirugía de vesícula biliar, los que menos son reconocidos habitualmente son los relacionados con el desequilibrio hormonal.

Siempre que nos enfrentamos a una cirugía, el cuerpo soporta un estrés importante, que hace que se produzcan una serie de cambios tanto hormonales como metabólicos.

Los marcadores específicos que aumentan durante una cirugía de la vesícula biliar son la somatropina, que es la hormona del crecimiento; la proteina C reactiva, que es un marcador de inflamación aguda; y el cortisol, que es la hormona del estrés y también está implicada en la reducción de la inflamación.

La somatropina u hormona del crecimiento se libera en cualquier tipo de intervención quirúrgica para intentar reconstruir o crear nuevas células proteicas. Se han realizado estudios que muestran que las personas que reciben somatropina por vía intravenosa después de una cirugía se recuperan más rápido.

Además, la inflamación que provoca una intervención, puede causar una cascada de estragos hormonales a los que cada persona reacciona y se recupera de manera diferente.

Vesícula biliar y hormonas sexuales

La bilis ayuda al hígado a excretar el exceso de estrógeno y sus metabolitos nocivos. Eso explica por qué las mujeres a las que se les extirpa la vesícula biliar a menudo sufren síntomas de dominancia de estrógeno unos meses después de la cirugía.

Se sabe desde hace tiempo, que tanto el embarazo como el uso prolongado de anticonceptivos orales y la terapia de reemplazo hormonal; contribuyen a la formación de cálculos biliares y los síntomas que los acompañan como dolor, indigestión, eructos, gases e hinchazón, y posiblemente náuseas.

Cuando tenemos exceso de estrógeno, se producen tres tipos de alteraciones en nuestra bilis:

1.- Una proporción más alta de colesterol se convierte en sales biliares, creando una supersaturación de bilis

2.- La bilis tiene una mayor propensión agregarse o agruparse, volviendose así más pegajosa.

3.- Se produce un funcionamiento más bajo de lo normal del vaciado de la vesícula biliar, dejando la bilis estancada en el saco de la vesícula biliar

Como contrarrestar los efectos de las hormonas femeninas en la vesícula biliar

Salvo si estamos embarazadas, hay una serie de cosas que podemos hacer para evitar que nuestro exceso de estrógenos pueda hacer dañó a nuestra vesícula:

  • Utilizar anticonceptivos que no lleven hormonas.
  • Utilizar adaptógenos para los síntomas de la menopausia y la perimenopausia como puedan ser el Panax ginseng, Ashwagandha, regalíz, maca o rhodiola.
  • Utilizar plantas medicinales que ayuden a fluidificar la bilis, estimulen su producción y liberación y que ayuden a desintoxicar el hígado, como puedan ser: la alcachofera, el diente de león, el boldo, la fumaria, el cardo mariano, el romero y la celidonia mayor.

Dieta para mejorar las hormonas y la vesícula

Esta dieta es aplicable tanto si tienes vesícula como si no.

Deberemos evitar:

  • el gluten,
  • los lácteos,
  • los huevos
  • la soja
  • alimentos refinados como el azúcar y las harinas blancas
  • grasas trans como alimentos fritos, aceites hidrogenados y parcialmente hidrogenados
  • carnes rojas

Y debemos incluir:

  • alimentos orgánicos con un enfoque en frutas y verduras frescas
  • pequeñas cantidades de carbohidratos complejos como el arroz integral
  • cantidades moderadas de pescado que no sea de piscifactoría
  • buenos aceites como el aceite de oliva, aceites de pescado, aceite de coco, todo en pequeñas cantidades
  • hacer 5 o más comidas al día, pocas cantidades varias veces al día y no comer nunca en exceso ya que podría desencadenar ataques en la vesícula.

También se pueden aplicar compresas de aceite de ricino sobre el abdomen, tienen la capacidad de reducir la inflamación en el área yayudan a relajarse y a reducir el estrés.

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor