Formas de aumentar la progesterona natural

Formas naturales de aumentar la progesterona

La progesterona es una hormona necesaria y beneficiosa para la mujer. Sin embargo, muchas mujeres tienen niveles de progesterona crónicamente bajos.

Lo habitual, es que esta hormona, alcance su punto máximo en la segunda mitad del ciclo menstrual, después de la ovulación.

Si tienes equilibrio hormonal, entonces tu estrógeno y tu progesterona funcionan como el yin y el yang en tu cuerpo. Pero debido a los hábitos de vida de hoy en día el desequilibrio hormonal , está empezando a ser algo excesivamente común en dónde muchas mujeres se las arreglan, durante bastante tiempo, con la cantidad mínima de progesterona; con los consiguientes problemas físicos y emocionales, que ello conlleva.

Síntomas de baja progesterona

Cuando la progesterona está en una proporción muy inferior, respecto a los estrógenos totales de nuestro cuerpo, se pueden experimentar una serie de síntomas, entre los que se encuentran:

  • celulitis,
  • fibromas mamarios u ováricos,
  • venas varicosas,
  • aumento de peso alrededor de las caderas
  • períodos dolorosos,
  • hinchazón
  • cambios de humor
  • riesgo de cáncer de mama
  • Problemas de fertilidad
  • Ansiedad y/o depresión
  • Insomnio
  • Aumento de peso
  • Retención de líquidos
  • Niebla mental
  • Piel flácida
  • Problemas de huesos
  • Sofocos más intensos y sudores nocturnos en la menopausia

¿Que es la progesterona?

La progesterona, es una hormona, que se produce principalmente en los ovarios, pero también se producen pequeñas cantidades en las glándulas suprarrenales.

Nuestro cuerpo, usa el colesterol para producir pregnenolona, que es la «madre de todas las hormonas». Esa pregnenolona, se convierte en progesterona.

La progesterona es una gran víctima del estrés. Cada vez que nos estresamos, el cuerpo responde como si tu vida estuviera en peligro y segrega grandes cantidades de adrenalina y cortisol.

Estas hormonas de lucha o huida tienen enormes impactos y conducen a síntomas crónicos de desequilibrio hormonal. Esto sucede porque tu cuerpo al creer que se encuentra en peligro, disminuye los niveles de progesterona para garantizar que no podamos quedarnos embarazadas.

Si no ovulamos, porque nuestro cuerpo creé que tenemos peligros rodeándonos más importantes que resolver, como para poder procrear. Nuestro cuerpo lúteo, no segregará progesterona. Lo que provocará una dominancia de estrógenos.

Pero además, el cortisol producido cuando estamos estresadas, es un ladrón de progesterona. Estas dos hormonas, el cortisol y la progesterona, se producen a partir de la pregnenolona. Cuando estamos estresadas de manera crónica o continua, el cuerpo siempre desviará la pregnenolona disponible para producir mayores cantidades de cortisol para ayudarte a superar el estrés. Esto significa que podría ser, que no quedará suficiente para producir después progesterona.

Signos de que tenemos la progesterona baja

Los signos más indicativos de que tenemos baja la progesterona son:

  • Baja temperatura durante la fase lútea (aproximadamente de 11 a 14 días desde la ovulación a mitad del ciclo hasta la menstruación).
  • Manchado durante varios días antes de que comience la menstruación.
  • Moco claro y líquido antes de la menstruación. Si los niveles de progesterona estan bien, debería ser más pegajoso y seco.

Se puede hacer un análisis de orina en laboratorio para confirmar los niveles de progesterona que tenemos, en sangre para esta cuestión, es completamente inútil.

Formas de aumentar la progesterona

Los médicos suelen recomendar cremas de progesterona artificial, pero suelen tener efectos secundarios como palpitaciones, somnolencia o náuseas. Si nos excedemos en la dosis, puede acumularse en el tejido graso del cuerpo y luego llevaría de tres a seis meses eliminar ese exceso.

Una opción natural, es utilizar cremas de progesterona natural o tomar capsulas de ñame silvestre; pero, confiar en esto, es hacer oídos sordos a las causas que generaron este problema, como el estrés emocional, el estrés físico de infecciones bacterianas, virales o parasitarias, los problemas de toxicidad, el exceso de alcohol, etc. Y mantener crónicamente el problema.

Sin duda, algunas mujeres que, por ejemplo, han tenido una histerectomía o que viven en circunstancias estresantes inevitables, se beneficiarán de la progesterona que bioidéntica para seguir adelante con sus vidas.

Lo ideal, siempre que sea posible, es adoptar una dieta que apoye el equilibrio hormonal.

alimentos para aumentar la progesterona natural

Cómo aumentar la progesterona de forma natural

1. Vitamina C: puede ayudar a aumentar los niveles de progesterona y corregir los problemas de la fase lútea.

Fuentes alimenticias: Camu camu, batata, kiwi, fresas, naranjas, papaya y calabaza. Brócoli, tomate, coles de Bruselas y limones, entre otros.

2. Zinc: Este importante mineral no es solo imprescindible para el sistema inmune y la piel; si no que también ayuda a la glándula pituitaria a liberar hormonas estimulantes del folículo. Estos estimulan la ovulación y también le dicen a sus ovarios que produzcan más progesterona.

Fuentes alimenticias: Ostras, camarones (gambas), cordero, hígado, mariscos, carnes rojas, calabaza y anacardos.

3. Magnesio: no solo ayuda a preservar los niveles de progesterona al regular el sistema nervioso, sino que también ayuda a la descomposición de los metabolitos antagonistas del estrógeno, reduciendo la dominancia del estrógeno.

Fuentes alimenticias: Anacardos, chocolate, verduras de hoja verde como la col rizada y la acelga, semillas de calabaza, judías negras, lentejas y otras legumbres, cacao, pescado caballa y arroz integral.

4. Vitamina E: ayuda a mejorar el flujo sanguíneo del cuerpo luteo y de esta manera aumentar los niveles de progesterona.

Fuentes alimenticias: Semillas de girasol, almendras y avellanas. Aguacates, pimientos rojos, kale, calabaza, espárragos, brócoli y mango.

5. Vitamina B6: ayuda a combatir el estrés, y así mejorar la producción de porogesterona; y al hígado, a descomponer los subproductos del estrógeno, reduciendo así, el dominio del estrógeno.

Fuentes alimenticias: Patata roja, salmón, atún, plátanos, espinacas, nueces, carne roja, pollo, batata, judías y ciruelas pasas.

6. Colesterol bueno: El colesterol HDL es necesario para producir pregnenolona, que ayuda a producir progesterona.

Fuentes alimenticias: Aceite de coco, pavo, carne roja, huevos, yogurt, aceitunas y aceite de oliva.

7. Azufre: Las crucíferas son una excelente manera de reducir la dominancia del estrógeno. Son ricas en glucosinolatos, que activan la desintoxicación de fase 2 en el hígado, ayudando a filtrar los metabolitos de estrógeno de su cuerpo.

Fuentes alimenticias: Brócoli, kale, repollo, lombarda, acelga, coliflor, col y coles de Bruselas.

8. Fibra: es esencial en un buen equilibrio hormonal; ayuda con el movimiento intestinal y la evacuación de las hormonas metabolizadas, incluidos los estrógenos dañinos que antagonizan a la progesterona de hacer su trabajo.

Fuentes alimenticias: Linaza, quinoa, mijo, amaranto, teff, avena sin gluten.

9. L-Arginina: aminoacido quese encuentra en los alimentos ricos en proteínas y ayuda a su cuerpo a producir óxido nítrico. A su vez el óxido nítrico, relaja los vasos sanguíneos para que la circulación aumente. Esto asegura que su cuerpo lúteo y otros órganos como sus ovarios disfruten de un mejor flujo sanguíneo para ayudarlos a producir más progesterona.

Fuentes alimenticias: lentejas y garbanzos, pescado, como salmón, atún y trucha, pavo, pollo, cerdo, semillas de calabaza, nueces y productos lácteos (si se toleran bien).

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor