que es la dominancia de estrogenos

¿Qué es la dominancia de estrógenos?

Muchos problemas de salud de las mujeres pueden estar relacionados con problemas de equilibrio hormonal.

Cada vez es más alarmante y habitual que las niñas comiencen su menstruación a los 10 años. Veo a diario mujeres con endometriosis, síndromes premenstruales, fibromas uterinos, histerectomías, quistes en las mamas, menopausias complicadas y aumento del cáncer de mama.

Durante demasiado tiempo, hemos ignorado la importancia del equilibrio hormonal y sabemos que el hilo común en muchas enfermedades hormonales femeninas como las mencionadas anteriormente es una condición poco conocida conocida como dominancia de estrógeno. En el que el problema subyacente es un exceso de estrógeno y una deficiencia absoluta de progesterona.

Las quejas típicas de las mujeres con este problema de dominancia de estrógeno suelen ser:

  • Senos hinchados que duelen
  • Dedos de las manos hinchados
  • Ansiedad
  • Falta de regla.
  • Periodos irregulares.
  • Coágulos en la regla.
  • Síndrome Pre-Menstrual.
  • Fibromas.
  • Endometriosis
  • Pies y/o piernas hinchadas.
  • Quistes mamario.
  • Cansancio.

¿Qué esta pasando?

Hace cien años, la mujer comenzaba su menstruación a los 16 años, en seguida quedaba embarazada y pasaba más tiempo amamantando. Lo habitual, es que tuviera entre 100 y 200 ciclos menstruales en toda su vida.

Hoy en día, se comienza la menstruación cada vez más pronto, el promedio está en los 10-11 años, tenemos menos hijos y rara vez amamantamos. Estamos teniendo alrededor de 350 a 400 ciclos menstruales.

Esta menstruación incesante, se ha asociado con el aumento de la aparición de un montón de condiciones patológicas que incluyen infertilidad, cáncer, fibromas, anemia, migrañas, cambios de humor, dolor abdominal, retención de líquidos y endometriosis.

Como funcionan las hormonas femeninas

Las dos hormonas femeninas más importantes secretadas por los ovarios son el estrógeno y la progesterona. Las propiedades de una se deben compensar con las de la otra y juntas mantener en un equilibrio óptimo nuestro organismo. Demasiada cantidad de una hormona u otra puede provocar problemas médicos significativos.

El Estrógeno

El estrógeno se produce en los ovarios. Regula el ciclo menstrual, promueve la división celular y es en gran parte responsable del desarrollo de las características femeninas secundarias durante la pubertad, incluido el crecimiento y desarrollo de las mamas y el vello púbico.

Por lo tanto, el estrógeno afecta a todos los órganos sexuales femeninos, incluidos los ovarios, el cuello uterino, las trompas de Falopio, la vagina y los senos.

Como regla general, el estrógeno promueve el crecimiento celular, incluida la señalización del crecimiento del tejido rico en sangre del útero durante la primera parte del ciclo menstrual y estimula la maduración del folículo que contiene el óvulo en el ovario. Ablanda el cuello uterino y produce la calidad adecuada de secreción vaginal para permitir que se lubrique durante el coito y los espermatozoides puedan nadar. Además, nos levanta el ánimo y da una sensación de bienestar.

Pero, el estrógeno, en realidad no es una sola hormona sino un trío de hormonas que trabajan juntas.

Los tres componentes del estrógeno son: la estrona (E1), el estradiol (E2) y el estriol (E3). Además, hay al menos 24 otros tipos identificados de estrógeno producidos en el cuerpo de la mujer.

El estrógeno es una hormona pro-crecimiento. Y el cuerpo tiene otra hormona para compensar y contrarrestar los efectos de este que se llama progesterona.

La Progesterona

La progesterona es una hormona que favorece el crecimiento y el bienestar del feto. Sin una cantidad adecuada de progesterona, no puede haber un embarazo exitoso.

Y además nos protege contra el «efecto de crecimiento» de los estrógenos. Cuando se secreta progesterona, se impide que se produzca más ovulación en la segunda mitad del ciclo menstrual y se produce una mucosidad espesa que es hostil a los espermatozoides e impide su paso al útero.

La progesterona está hecha de pregnenolona, que proviene del colesterol. Se produce principalmente en los ovarios justo antes de la ovulación y aumenta rápidamente después de la ovulación.

También se produce en las glándulas suprarrenales en ambos sexos y en los testículos en los hombres.

En las mujeres, alcanza su nivel es más alto durante el período lúteo (especialmente del día 19 al 22 del ciclo menstrual). Si no se produce la fecundación, la secreción de progesterona disminuye y se produce la menstruación.

Si hay embarazo, la placenta la produce para prevenir el aborto espontáneo.

Estrógeno vs progesterona

La progesterona actúa como un antagonista del estrógeno:

-El estrógeno estimula los quistes mamarios mientras que la progesterona nos protege de ellos.

-El estrógeno provoca retención de sal y agua, mientras que la progesterona es un diurético natural.

-El estrógeno se ha asociado con los cánceres de mama y de endometrio, mientras que la progesterona tiene un efecto preventivo del cáncer.

-El estrógeno hace que el endometrio crezca y la progesterona provoca que sea secretado

-El estrógeno provoca una estimulación mamaria que puede derivar en cancer, mientras que la progesterona nnos protege contra la mama fibroquística y previene el cancer de mama.

-El estrógeno aumenta la grasa corporal y la progesterona nos ayuda a usar la garsa para obtener energía.

-El estrógeno puede aumentar el riesgo de problemas en la vesícula biliar.

-El estrógeno restrige ligeramente la función de los osteoblastos, y a su vez la progesterona promueve la función de los osteoblastos, favoreciendo así el crecimiento oseo

-Es estrógeno reduce el tono vascular y aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos; la progesterona restaura el tono vascular y normaliza los coágulos sanguíneos.

que es la dominancia de estrogenos

Dominancia de estrógeno

El estrógeno y la progesterona trabajan sincronizados entre sí para lograr la armonía hormonal en ambos sexos. No es la deficiencia absoluta de estrógeno o progesterona, sino el predominio de estrógeno y/o la deficiencia de progesterona la causa principal de los problemas de salud.

La clave para el equilibrio hormonal es la modulación de la proporción de progesterona a estrógeno.

El problema, es que la disminución de la progesterona a medida que envejecemos es más pronunciada que la de los estrógenos, lo que significa que el riesgo de dominancia de los estrógenos aumenta con la edad.

Y además, durante la menopausia, hay un cambio drástico, porque, la cantidad de progesterona que se produce es extremadamente baja, mientras que el estrógeno todavía está presente en el cuerpo en aproximadamente la mitad de su nivel normal.

Y esto provoca que no haya suficiente progesterona para contrarrestar la cantidad de estrógeno en nuestro cuerpo. Y es lo que se conoce como dominancia de estrógenos.

Y esta dominancia de estrógenos, es la causa raíz de una gran cantidad de enfermedades:

  • enfermedad fibroquística de las mamas,
  • síndrome premenstrual,
  • fibromas uterinos,
  • cáncer de mama,
  • endometriosis,
  • problemas de infertilidad,
  • pólipos endometriales,
  • síndrome de ovario poliquístico,
  • trastornos autoinmunes,
  • niveles bajos de azúcar en la sangre
  • dolor menstrual,
  • y algunos más.

Causas de la dominancia de estrógenos

Hay dos períodos en la vida de una mujer en los que su nivel de progesterona es bajo: en la pubertad y en la perimenopausia (justo antes de la menopausia).

Entre este tiempo, el dominio de los estrógenos también puede ser el resultado de una ingesta externa excesiva de estrógenos a través de la dieta. O de un exceso de la producción interna de estrógenos por obesidad, uso de píldoras anticonceptivas o tumores o quistes de ovario.

Dos de las causas más comunes de la falta de progesterona son:

-Anovulación (falta de ovulación): es el momento del mes en que los ovarios liberan el óvulo. Después de esta liberación, el folículo vacío se convierte en el cuerpo lúteo, que es la fábrica de la producción de progesterona. Cuando los folículos se vuelven disfuncionales o tomamos la píldora anticonceptiva, no se liberan óvulos y no hay aumento de progesterona y si un aumento y dominio del estrógeno.

Muchas mujeres tienen un ciclo menstrual aparentemente normal pero sin ovulación como consecuencia de la mala alimentación, el estrés o la exposición a los xenobióticos: pesticidas, plásticos y contaminación, que son los llamados disruptores endocrinos.

Esto da como consecuencia: síndrome premenstrual, cambios de humor, calambres y sensibilidad en los senos.

-Insuficiencia lútea: en este caso si produce la ovulación pero el cuerpo lúteo funciona mal y no produce suficiente progesterona. Esta es la causa de la infertilidad ya que impediría el embarazo.

Otras de las causas más comunes son:

-Alimentos modificados: Los animales de granja, criados hoy en día, son alimentados con hormonas similares al estrógeno y antibióticos. Muchos de los peces y mariscos suelen estar contaminados y a las frutas y las verduras contienen pesticidas. Todos ellos son los llamados disruptores endocrinos o xenobióticos.

-Exceso de exposición a los llamados disruptores endocrinos: Los compuestos petroquímicos que se encuentran en productos de consumo general como cremas, lociones, jabones, champús, perfumes, lacas de uñas, lacas para el cabello y ambientadores, también se comportan como disruptores endocrinos.

Otras fuentes de xenobióticos son los gases de los coches, solventes y adhesivos, pintura, productos químicos de limpieza y prácticamente todos los plásticos.

– Terapia de reemplazo hormonal: Este tipo de terapia aumenta los niveles de estrógeno en el cuerpo, que además de ser artificial no tiene la progesterona necesaria para equilibrarlo.

Los efectos secundarios de este tipo de medicamentos incluyen retención de líquidos, hinchazón de los senos y fibroquistes en los senos, depresión, dolor de cabeza, problemas de la vesícula biliar y períodos abundantes.

-Sobreproducción de estrógeno: El exceso de estrógeno puede estarse produciendo en los quistes o tumores ováricos si lo hay.

-Estrés crónico: El estrés provoca el agotamiento de las glándulas suprarrenales, así como la reducción de la producción de progesterona. Esto inclina el equilibrio estrógeno-progesterona a favor del estrógeno.

El exceso de estrógeno, a su vez, causa insomnio y ansiedad, lo que grava aún más el problema de estrés.

oBESIDAD Y DOMINANCIA DE ESTROGENOS

-Obesidad: La grasa tiene una enzima que convierte los esteroides suprarrenales en estrógeno. Cuanto mayor sea la ingesta de grasas, mayor será la conversión de grasas en estrógeno.

Los estudios han demostrado que los niveles de estrógeno y progesterona disminuyeron en las mujeres que cambiaron de una dieta típica alta en grasas y carbohidratos refinados a una dieta baja en grasas, alta en fibra y basada en plantas, aunque no ajustaron su ingesta total de calorías. Las plantas contienen más de 5000 esteroles conocidos que tienen efectos progestágenos. Las personas que comen alimentos más saludables tienen una incidencia mucho menor de síntomas menopáusicos porque sus niveles de estrógeno antes y después de la menopausia no disminuyen de manera tan significativa.

-Enfermedades del hígado: Una mala función hepática, reducen la descomposición del estrógeno y el uso habitual de medicamentos que pueden afectarle, también puede contribuir a un nivel más alto de estrógeno.

-Deficiencia de vitamina B6 y magnesio: Ambos son necesarios para la neutralización del estrógeno en el hígado. Demasiado estrógeno también tiende a crear deficiencias de zinc, magnesio y vitaminas B. Todos estos son constituyentes importantes del equilibrio hormonal.

Ingesta excesiva de azúcar, comida rápida y comida procesada: La ingesta de estos conduce a un agotamiento de magnesio.

-Consumo excesivo de café: La ingesta de cafeína está relacionada con niveles más altos de estrógeno. La mayoría del té no es mucho mejor, ya que contiene aproximadamente la mitad de la cantidad de cafeína del café; la excepción es el té de roiboos.

La dominancia de estrógenos mantenida en el tiempo

Está claro que el dominio de los estrógenos es el denominador común para una variedad de enfermedades y síndromes que antes se consideraban entidades no relacionadas. El hecho de mantener este desequilibrio mantenido en el tiempo, se ha relacionado con:

  • Alergias, incluyendo asma, urticaria y sarpullidos.
  • Trastornos autoinmunes como el lupus y la tiroiditis de Hashimoto
  • Cáncer de mama
  • Exceso de cobre y deficiencia de zinc
  • endometriosis
  • Cáncer endometrial
  • Enfermedades de la vesícula
  • Resistencia a la insulina
  • Esterilidad
  • Ovarios poliquísticos
  • Síntomas de la menopausia y síndrome premenopáusico
  • Deficiencia de magnesio
  • Osteoporosis
  • Síndrome premenstrual (SPM)
  • Problemas de tiroides
  • Cáncer de próstata
  • Fibromas uterinos
como reducir el exceso de estrogeno

Como reducir el exceso de estrógenos

1. Ajustes dietéticos

Comer en exceso y hacer poco ejercicio son la norma en los países desarrollados. Los estudios han demostrado que los niveles de estrógeno disminuyeron en las mujeres que cambiaron de una dieta típica alta en grasas y carbohidratos refinados a una dieta baja en grasas, alta en fibra y basada en plantas.

Las mujeres con dominancia de estrógeno solo deben tomar soja sin fermentar como el tofu y las verduras crucíferas con moderación.

Se recomienda una dieta de alimentos integrales sin procesar a base de plantas. Se deben consumir al menos 15 gramos de fibra al día.

Evita los alimentos con alto índice glucémico como el azúcar refinada.

Evita el alcohol o las drogas que pueden dañar el hígado, lo que conducirá a un aumento de estrógeno debido a la falta de descomposición del mismo.

La ingesta de cafeína de todas las fuentes está relacionada con niveles más altos de estrógeno.

2.Café

Los estudios han demostrado que beber más de dos tazas de café al día puede aumentar los niveles de estrógeno.

Su consumo crónico excesivo se asocia con fatiga suprarrenal y producción reducida de progesterona.

El café, especialmente cuando se acompaña con azúcar, crea un ambiente interno ácido que el cuerpo, intentará neutralizar extrayendo minerales valiosos como el magnesio y el calcio de los hueso, lo cúal agota estos minerales, poniendonos en riesgo de osteoporosis.

El consumo de café puede provocar aumento de estrógeno, agotamiento de las glándulas suprarrenales y osteoporosis.

3. Desintoxicación

El hígado tiene dos mecanismos diseñados para ayudar a desintoxicar el cuerpo. Se llaman vías de desintoxicación de Fase 1 y Fase 2.

Fase uno: en esta fase, las enzimas presentes en las células hepáticas ayudan a convertir las toxinas en metabolitos a través de una serie de reacciones químicas: oxidación, reducción e hidrólisis.

En este proceso, las toxinas se vuelven inofensivas pero se producen radicales libres que, si están presentes en cantidades excesivas, pueden dañar las células del hígado.

Para mejorar la vía de desintoxicación de la Fase 1 y prevenir la sobrecarga de radicales libres, el cuerpo necesita una amplia variedad de antioxidantes que incluyen Vitamina C, ácido lipoico, extracto de semilla de uva, quercetina y N-acetilcisteína.

Fase dos: en esta fase, las células del hígado, en un proceso llamado conjugación, agregan otra sustancia como la cisteína o el glutatión neutralizando los metabolitos resultantes del proceso anterior de manera que se vuelvan inofensivo para el cuerpo.

Una vez conjugado se excretan a través de fluidos acuosos como la bilis o la orina.

Por otro lado, de la misma manera que hay un colesterol bueno y otro malo, tenemos estrógenos buenos y malos. Y estos estrógenos malos han de metabolizarse en el hígado, ya que si no, continuarán circulando por nuestro cuerpo.

El d-glucarato de calcio, un ingrediente natural que se encuentra en ciertas verduras y frutas, puede ayudar a eliminar los metabolitos malos del estrógeno del hígado. Además, la metionina, el ácido fólico, la taurina y la N-acetilcisteína son nutrientes sinérgicos muy útiles que ayudarán al hígado a deshacerse de todos los tóxicos.

La silimarina, un compuestos flavonoides del cardo mariano, protege al hígado del daño al actuar como un antioxidante más potente que la Vitamina C y E y mejora el proceso de desintoxicación.

Además, previene el agotamiento del glutatión. Cuanto mayor sea el contenido de glutatión, mayor será la capacidad del hígado para desintoxicar nuestro cuerpo de los productos tóxicos.

4. Mantener el peso corporal ideal

Las células grasas aumentan la producción de estrógeno mediante la enzima aromatasa, que ayuda a producir estrona localmente dentro de las células grasas.

La estrona, uno de los tres estrógenos principales en el cuerpo, a su vez engaña a la glándula pituitaria para que piense, que ya hay una cantidad suficiente de estrógenos e el cuerpo. De esta manera se le dice a los ovarios que no produzcan hormonas, reduciéndose la producción de progesterona y creando un entorno de dominancia de estrógenos.

5. Ejercicio

Se ha demostrado que el ejercicio modula el desequilibrio hormonal y que el ejercicio regular es una clave comprobada para la reducción del cáncer de mama.

Todo lo que se necesita son 5 minutos de entrenamiento de flexibilidad todos los días, 20-30 minutos de entrenamiento cardiovascular 3 veces por semana y 15-20 minutos de entrenamiento de fuerza 2 veces por semana.

6. Reducir los disruptores endocrinos

  • Deseche todos los pesticidas, herbicidas y fungicidas.
  • Deseche los cosméticos con ingredientes tóxicos y cambie a orgánicos y limpios.
  • Deseche el esmalte de uñas y los quitaesmaltes.
  • Usa jabones y pastas de dientes orgánicos.
  • Usa solo perfumes de base natural.
  • Ten un buen filtro de agua
  • No uses artículos de plástico.
  • Come alimentos integrales de base orgánica.
  • Evite las radiografías tanto como sea posible.
  • No cocines en el microondas alimentos en recipientes de plástico.
  • Lava bien tu comida para eliminar todos los pesticidas.

7. Reducción del estrés

El estrés crónico que conduce a la fatiga suprarrenal es una de las principales causas del agotamiento de la progesterona y, por lo tanto, del dominio del estrógeno. Equilibrar el exceso de estrógeno requiere tomar medidas para reducir y eliminar los factores estresantes que comprometen la función suprarrenal. Muchas mujeres con dominancia de estrógeno verán mejorar sus síntomas simplemente optimizando la función de la glándula suprarrenal por las sencillas razones de que una glándula suprarrenal que funcione correctamente producirá la progesterona necesaria para equilibrar cualquier exceso de estrógeno.

8. Suplementos de pregnenolona y DHEA

La pregnenolona y la DHEA son precursores de la progesterona, el estrógeno y el andrógeno. La fortificación de la función suprarrenal con estas dos hormonas es particularmente eficaz para reducir la fatiga suprarrenal, junto con la identificación y eliminación de factores estresantes. Esto es especialmente cierto si hay signos de respuesta crónica al estrés.

9. Progesterona natural

El efecto dominó típico del dominio de la hormona estrógeno comienza con la proliferación de células sensibles al estrógeno, lo que lleva al crecimiento excesivo del revestimiento endometrial, al síndrome premenstrual, al síndrome de ovario poliquístico, al fibroma uterino, a la histerectomía, al desequilibrio hormonal grave iatrogénico (causado por el médico) (cuando el estrógeno se administra solo con la progesterona opuesta), a la medicación equivocada para la depresión y la ansiedad, a la pérdida ósea y a la reducción de la libido. Todo esto puede reducirse si la cantidad de estrógeno en el cuerpo se normaliza mediante la administración de progesterona natural como equilibrador.

El cuerpo normalmente produce 20 mg de progesterona al día. En la mayoría de los casos, se sugiere reemplazar esta cantidad fisiológica en forma de crema natural.

Formas naturales de aumentar la progesterona

10. Suplementos naturales

Necesitaremos, una serie de nutrientes esenciales como son:

  • Piridoxina,
  • aceite de pescado,
  • vitamina E,
  • magnesio,
  • vitamina C
  • ácido fólico
  • quercetina

Tambien necesitaremos suplementos que nos ayuden a limpiar los metabolitos malos del estrógeno como el DIM, que es un equilibrador del metabolismo de la hormona estrógeno y aumenta el estrógeno bueno.

Y otro tipo de suplementos que nos ayuden a mejorar la función hepática como:

  • Antioxidantes: como las vitaminas A , E y C.
  • Metionina: aminoácido esencial que es una fuente de azufre y que junto a la colina y el inositol, ayuda al hígado a procesar la grasa del cuerpo. La metionina es un nutriente especialmente importante y beneficioso para quienes sufren de dominancia de estrógeno, ya que convierte el estradiol malo (E2) más fuerte y cancerígeno en estriol (E3), que es el estrógeno bueno.
  • SAMe: es el metabolito de la metionina y se ha utilizado para combatir la hepatitis y la cirrosis y la depresión. Y tiene potentes efectos antiinflamatorios.
  • Taurina: es un aminoácido importante en el cuerpo femenino. El estradiol disminuye la formación de taurina en el hígado. Es útil para eliminar la retención excesiva de líquidos durante los períodos menstruales.
  • Aceite de pescado: la ingesta de aceite de pescado inhibe la formación de células de cáncer de mama.
  • D-Glucarato de calcio: un ingrediente natural que se encuentra en ciertas verduras y frutas, puede ayudar a eliminar los metabolitos malos del estrógeno del hígado.
  • Silimarina: extracto especial de cardo mariano que protege al hígado del daño y mejora el proceso de desintoxicación. También actúa previniendo el agotamiento del glutatión. Cuanto mayor sea el contenido de glutatión, mayor será la capacidad del hígado para desintoxicar sustancias químicas dañinas.
  • N-acetil-cisteína (NAC): es un buen quelante natural del plomo y el mercurio, el cadmio, el plomo y el humo del cigarrillo. Debido a que se produce en los organismos vivos a partir del aminoácido cisteína, es un compuesto natural que contiene azufre y también un poderoso antioxidante natural. Estas propiedades duales hacen de NAC un nutriente indispensable en la fortificación del hígado y una herramienta de desintoxicación al mismo tiempo. Al mejorar la función hepática, se descompone más estrógeno en el cuerpo, lo que reduce la carga general de estrógeno.
  • Ácido lipoico: es el antioxidante universal por su capacidad para disolverse bien en agua y en ambientes grasos y además aumenta la eficacia o la potencia de otros antioxidantes y puede cruzar la barrera hematoencefálica. Llega fácilmente a todas las partes del hígado donde otros nutrientes tienen dificultad. Uno de los efectos más beneficiosos del ácido alfa-lipoico es su capacidad para regenerar otros antioxidantes esenciales como las vitaminas C y E, la coenzima Q10 y el glutatión.
  • Quercetina: este flavonoide es un potente antioxidante que mejora el glutatión intracelular, mejorando la función hepática.
  • Extracto de semilla de uva: similar al pycnogenol, incluso más potente, las pro antocianidinas que contiene son poderosos antioxidantes que ayudan a fortalecer la Fase I de la vía de desintoxicación del hígado, lo que resulta en un aumento de la eliminación de estrógenos.

Para mayor facilidad he creado un kit especial que te ayudará a regular fácilmente tus problemas de estrógenos

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor