Hipotiroidismo de Hasimoto tratamiento natural

Como manejar el Hipotiroidismo de Hashimoto con Medicina Natural

El hipotiroidismo es una afección en la cual la glándula tiroides está poco activa y no produce ni libera correctamente las hormonas tiroideas.

Cuando la tiroides está poco activa, el metabolismo se desacelerará, lo que podría hacer que te sientas cansada o tengas problemas para mantener tu peso.

Las mujeres, somos más susceptibles de desarrollarlo, asi como las personas que ya tienen otras enfermedades autoinmunes.

La buena noticia es que hay formas de tratar el hipotiroidismo de manera natural y mejorar bastante esta condición.

Que es el hipotiroidismo

La tiroides es una pequeña glándula situada en el cuello en forma de mariposa; y que en mayor o menor medida, afecta a todos los órganos y funciones de nuestro cuerpo.

Cuando no funciona correctamente, da lugar a varios problemas de salud:

1.-Hipertiroidismo

Cuando nuestra tiroides, produce demasiada hormona tiroidea, podemos tener lo que se conoce como hipertiroidismo. Que puede estar causado por la llamada enfermedad de Graves, una tiroides inflamada o la presencia de nódulos en la misma.

Los síntomas del hipertiroidismo incluyen:

  • pérdida de peso inexplicable
  • adelgazamiento o pérdida del cabello
  • ansiedad, temblores
  • sudoración excesiva
  • latidos cardíacos acelerados
  • más movimientos intestinales de lo normal
  • rubor, picazón en la piel

Si no se controla, las personas con hipertiroidismo pueden perder densidad ósea y desarrollar un ritmo cardíaco irregular, lo que aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

2.-Hipotiroidismo

Es lo opuesto al caso anterior, no se produce suficiente hormona tiroidea y sus síntomas son:

  • fatiga
  • trastornos del estado de ánimo (como depresión y ansiedad)
  • perdida de cabello
  • aumento de peso
  • estreñimiento
  • piel agrietada
  • esterilidad
  • bocio
  • dolores musculares
  • rigidez e hinchazón en las articulaciones.
  • dificultad para respirar
  • cambios en el ciclo menstrual.
  • frío o gripe más frecuente.

Las hormonas que produce la tiroides se llaman T4 y T3 y el que se produzcan o no, depende del hipotalamo o «centro de control» del cerebro, que es el encargado de detectar si se necesitan más hormonas tiroideas y ordena a la glándula pituitaria producirlas. Esta, lo hace produciendo TSH u hormona estimulante de la tiroides.

En el hipotiroidismo de Hashimoto e hipotiroidismo, este sistema falla. El hipotiroidismo, al igual que el hipertiroidismo suele ser temporal, pero en el caso del Hashimoto estamos hablando de una enfermedad autoinmune.

Que es un enfermedad autoinmune

Una de las formas en que el sistema inmunitario nos protege es produciendo anticuerpos, que son, unas proteínas especiales que circulan en nuestra sangre y cuyo trabajo consiste en neutralizar y destruir virus, bacterias, organismos peligrosos y alérgenos.

Cuando luchamos contra un resfriado, esta muy bien que nuestro sistema inmune produzca anticuerpos que ataque esos virus.

Pero cuando se trata de la tiroides y otros tejidos corporales, no queremos que los anticuerpos nos ataquen a nosotros mismos, que es exactamente lo que sucede en las enfermedades autoinmunes.

Hay varios factores que hacen que el sistema inmune se confunda y comience a atacar nuestro propio tejido sano. En el caso del Hashimoto lo que se ataca es la tiroides.

Los anticuerpos que atacan la tiroides, se llaman: anticuerpo contra la peroxidasa antitiroidea (TPO) y el anticuerpo tiroglobulina (anti-Tg).

Cuando las células de la tiroides se inflaman, liberan TPO, y el cuerpo reacciona creando lo que se denominan anticuerpos anti-TPO. Lo mismo ocurre, con los anticuerpos anti-Tg, que aumentan en respuesta a la tirosulina, también liberada por las células tiroideas dañadas.

Estos anticuerpos, con el tiempo, terminan dañando el tejido tiroideo dejando incapaz a la tiroides de producir las hormonas necesarias, con lo que la solución no pasa solo por tomar levotiroxina para suplir las hormonas que tu tiroides no puede producir, sino que se hace importante disminuir la inflamación y el daño de la tiroides para poder recuperar su función.

Y esto no es solo posible, si no que si la tiroides aún no ha sufrido mucho daño, se puede volver a una función tiroidea normal.

Causas del hipotiroidismo de Hashimoto

Hay varias causas que pueden llevar al cuerpo a comenzar a atacar la tiroides, y un par de «mecanismos» básicos por los cuales esto sucede.

Los factores ambientales y del estilo de vida, como la nutrición, el estrés crónico y la salud intestinal, pueden determinar si se activa la enfermedad.

En la mayoría de los casos, suele haber un coctel variado, en mayor o menor medida, de todas estas causas:

1.-Problemas Intestinales

La salud intestinal es tremendamente importante. La microbiota, o la comunidad de bacterias que viven en el intestino, desempeña un papel importante en la regulación del sistema inmunitario, y cuando la flora intestinal se desequilibra, el sistema inmunitario también puede perder su equilibrio y, a través de una serie de eventos desafortunados, hace que el sistema inmune se vuelva más apto para confundir la tiroides con algo que necesita ser atacado.

Además de introducir alimentos lacto-fermentados en su dieta, aumentar la fibra dietética, eliminar los lacteos y el gluten. Tomar un probiotico diario que contenga Lactobacillus y Bifidobacterium, puede ayudar a restaurar la flora intestinal.

El intestino permeable, también influye en la función inmune. Esto ocurre cuando las uniones estrechas, o funciones de barrera, del revestimiento intestinal se dañan y las partículas de alimentos, fragmentos bacterianos y otros organismos atraviesan la barrera intestinal. En un intestino sano, solo los nutrientes deben poder cruzar esta barrera. Una vez fuera de los intestinos, estos pueden desencadenar reacciones inmunes no deseadas.

La investigación sugiere un vínculo muy fuerte entre la enfermedad celiaca (en sí misma, una condición autoinmune) y la enfermedad de Hashimoto. Esto ocurre en parte como resultado de que el gluten causa intestino permeable.

Se piensa que hasta el 10 por ciento de las personas con enfermedad celíaca también tienen Hashimoto, y los estudios también han demostrado mejoras considerables en, e incluso la resolución de, hipotiroidismo subclínico y Hashimoto con una dieta estricta sin gluten. Históricamente, se pensó que el consumo de gluten era solo un problema para las personas con enfermedad celíaca; Sin embargo, la sensibilidad al gluten, aunque no es una condición autoinmune, también puede causar una inflamación crónica significativa y síntomas para millones de personas que sufren.

2.-Deficiencias nutricionales

Las insuficiencias nutricionales son otro factor común en la producción de autoanticuerpos tiroideos.

Un bajo contenido de yodo, zinc, vitamina D, vitamina A y selenio están asociados con el desarrollo de Hashimoto.

La glándula tiroides necesita selenio y yodo para producir niveles adecuados de hormonas tiroideas. Estos nutrientes también desempeñan otras funciones protectoras en el cuerpo. Por ejemplo: la deficiencia severa de selenio aumenta la incidencia de tiroiditis porque detiene la actividad de un antioxidante muy poderoso conocido como glutation, que normalmente controla la inflamación y combate el estrés oxidativo.

3.-Estrés crónico

El estrés puede provocar por si mismo un ataque autoinmune; la investigación ha demostrado una asociación entre el estrés crónico de Hashimoto y el trauma infantil. O puede empeorar la inflamación y el intestino permeable, alterar la microbiota, deprimir el sistema inmune e incluso enviar mensajes a nuestros genes para que se activen de formas poco saludables.

El estrés afecta a las hormonas y se sabe que empeora la inflamación, eleva los niveles de cortisol y adrenalina, lo que altera la función de los neurotransmisores y empeora los síntomas de la enfermedad de la tiroides.

Practica todos los días respiración consciente o meditación, es imprescindible bajar los niveles de cortisol y solucionar el estrés de las glándulas suprarrenales.

4.- Desequilibrios hormonales

En algunos casos raros, debido a que la glándula pituitaria produce una hormona llamada hormona estimulante de la tiroides (TSH), que controla los niveles de hormonas que se bombean fuera de la tiroides, un problema con la glándula pituitaria puede causar cambios en la función tiroidea.

Pero lo habitual y lo que casi siempre ocurre en Hashimoto, es que hay una dominancia de estrógenos que hay que corregir y un exceso de cortisol en el cuerpo que también hay que solucionar.

5.-Toxinas ambientales

Los estudios han vinculado la exposición a toxinas ambientales y los metales pesados a la producción de anticuerpos no deseados. La investigación ha identificado un número cada vez mayor de sustancias químicas, plásticos y metales pesados que alteran tanto el sistema endocrino como la función inmunológica. Por ejemplo, los trabajadores de fábricas que han estado expuestos a sustancias químicas que alteran el sistema endocrino tienen una mayor incidencia de producción de autoanticuerpos tiroideos.

6.-Infecciones

La producción de anticuerpos también puede ser provocada por infecciones ocultas, casi siempre, el virus de Epstein-Barr o el citomegalovirus). Existen varias teorías sobre cómo las infecciones fomentan la autoinmunidad. Una posibilidad es la teoría del mimetismo molecular , en la cual el sistema inmunológico recuerda proteínas específicas de los virus que atacó (de manera apropiada), pero luego comienza (de manera inapropiada) a atacar otras proteínas en el cuerpo que se parecen a la proteína de virus. Es como si el sistema inmunológico se hubiera olvidado de ponerse las gafas y ya no pudiera distinguir las pequeñas diferencias entre las proteínas del virus y las proteínas saludables. Entonces comienza a atacar ambas proteínas, solo para estar seguro. Otra teoría se llama el efecto espectador, en el cual el sistema inmunitario ataca las células junto con el virus, o el virus estimula la liberación de células inmunitarias específicas que están preparadas para unirse al cuerpo.

7.- Inactividad y falta de ejercicio

El ejercicio y una dieta saludable son importantes para controlar el estrés crónico y controlar la función neurológica relacionada con las hormonas. Las investigaciones muestran que las personas que hacen ejercicio con regularidad suelen dormir mejor, lidiar mejor con el estrés y mantener un peso más saludable.

8.- Interacciones de ciertos medicamentos

Algunos medicamentos específicos parecen provocar una tiroides menos activa, este es el caso de los medicamentos para tratar el cáncer, problemas cardíacos y ciertas afecciones psiquiátricas.

9.- Embarazo

Durante o después del embarazo, algunas mujeres comienzan a producir niveles muy altos de hormonas tiroideas, seguidas de una disminución muy rápida. Los síntomas a menudo desaparecen en 12 a 18 meses, pero también pueden conducir a hipotiroidismo permanente.

como reducir los anticuerpos tiroideos

Como reducir anticuerpos tiroideos naturalmente

El primer paso en el tratamiento natural del hipotiroidismo es eliminar las causas de la disfunción tiroidea, como la inflamación, el uso excesivo de medicamentos, las deficiencias de nutrientes y los cambios en las hormonas debido al estrés.

1.-Reducir y manejar el estrés

El estrés puede desencadenar alteraciones en la producción de hormonas neuroendocrinas y contribuir a la disfunción inmune al aumentar la producción de citoquinas.

Tomar baños de desintoxicación con sales epsom, hacer ejercicio, como yoga, Pilates y entrenamiento con pesas; leer libros de crecimiento espiritual, pasar tiempo al aire libre y fomentar buenas relaciones son todos calmantes naturales, que nos ayudarán a equilibrar los niveles de cortisol.

2.-Eliminar los tóxicos del cuerpo

La desintoxicación y la limpieza de forma regular son beneficiosas para la glándula tiroides al ayudar a reducir la inflamación. Esto incluye reducir y limpiar la exposición a los disrruptores hormonales en el medio ambiente, los químicos del hogar y los metales pesados:

  • Si tomas anticonceptivos, considera probar un método natural de anticoncepción.
  • Si tienes empastes de amalgama, busca un dentista ceritificado que te ayude a eliminarlos.
  • Revisa los productos de higiene y limpieza y considera reemplazarlos por productos naturales como los que contienen aceites esenciales como limón, menta, lavanda e incienso.
  • Almacena los alimentos en recipientes de vidrio y cerámica en lugar de plástico o aluminio.
  • Deja de fumar, consumir drogas recreativas y beber alcohol en exceso.

3.- Pon a punto tu hígado

Sabiendo que el hígado es en gran parte responsable de la neutralización y eliminación de las hormonas mutadas y en exceso como la tiroides, el cortisol y el estrógeno, es uno d ellos órganos que tenemos que tener muy en cuenta.

4.-Detectar infecciones ocultas

Si sospechas que puedas tener algún tipo de infección oculta que está desempeñando la producción de anticuerpos, trabaja con un profesional de confianza para evaluar y tratar la infección crónica subyacente.

5.- Disminuye la inflamación de tu cuerpo

La inflamación sistémica es uno de los desencadenantes de la autoinmunidad. Lo que mejor suele funcionar es la Ashwagandha, que ha demostrado ayuda a curar la tiroides, la curcumina, un poderoso antiinflamatorio.

6.-Eliminar los alimentos inflamatorios de tu dieta

Debes dejar que tu sistema descanse y tu tripa se cure si lo que quieres es normalizar las funciones del sistema inmune y de la glándula tiroides. Estos son los pasos más importantes para controlar la enfermedad de Hashimoto usando la dieta:

  • Elimina el gluten: Lo mejor es comer sin gluten y, en general, sin granos por un período de unos 3 meses y luego seguir una dieta a largo plazo sin gluten.
  • Lacteos y harinas blancas: el gluten es uno de los mayores culpables de la autoinmunidad, pero no es el único. Dentro de los alimentos que contribuyen a la inflamación intestinal están los lacteos y las harinas refinadas o blanqueadas.
  • Evita la comidas rápida y con demasiada azúcar agregada: el exceso de azúcar en tu dieta va a causar inflamación intestinal, contribuye a las fluctuaciones del azúcar en la sangre, aumento de peso y nerviosismo. Las productos envasados hechos con aceites refinados también son inflamatorios y tienen muy pocos nutrientes.

7.-Cura tu intestino

-Reduce o elimina el uso de AINEs (ibuprofeno) que puede dañar el revestimiento intestinal

-Corrige problemas de candidiasis, sobreciemiento bacteriano, parásitos o intestino permeable si los hubiera.

-Haz una dieta curativa, rica en frutas y verduras, así como en alimentos ricos en nutrientes como caldo de huesos y carnes orgánicas. Estos son los alimentos que son más fáciles de digerir para tu cuerpo y menos propensos a causar reacciones alérgicas o autoinmunes.

-Come alimentos ricos en probióticos, como el yogur y el kéfir.

dieta para el hipotiroidismo de hashimoto

Dieta para mejorar el hipotiroidismo

La dieta para mejorar el hipotiroidismo elimina los alimentos que pueden causar inflamación y reacciones inmunitarias y, en cambio, se centra en los alimentos que ayudan a curar el tracto gastrointestinal, a equilibrar las hormonas ya reducir la inflamación.

-Vegetales frescos y frutas: son ricos en antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra. La fibra ayuda con la salud digestiva, mejora la salud del corazón, equilibra los niveles de azúcar en la sangre y apoya un peso saludable. Los antioxidantes y otros nutrientes combaten la inflamación y previenen las deficiencias.

No hay ningún problema en tomar crucíferas siempre que no sean crudas, de hecho, son claves en la Fase 2 de desintoxicación del hígado, en el que se eliminan los metales pesados, disrruptores endocrinos y bacterias patógenas en el mismo.

-Pescado ricos en Omega 3: estos proporcionan omega 3 antiinflamatorios EPA / DHA que son esenciales para el equilibrio hormonal y la función tiroidea.

-Aceite de coco: proporciona ácidos grasos de cadena media en forma de ácido caprílico, ácido láurico y ácido cáprico que apoyan un metabolismo saludable, aumentan la energía, nutren el intestino y combaten la fatiga.

-Algas marinas: fuentes naturales de yodo que ayudan a prevenir las deficiencias, que alteran la función tiroidea.

-Alimentos ricos en probióticos: Kefir, yogur de leche de cabra orgánico, kimchi, kombucha, natto, chucrut y otras verduras fermentadas. Los probióticos ayudan a repoblar el intestino con bacterias beneficiosas y realmente pueden ayudar a apoyar la curación del intestino y el sistema inmunológico.

-Semillas germinadas y legumbres: Las semillas de lino, cáñamo y chía proporcionan ALA, un tipo de grasa omega-3 que equilibra las hormonas, mientras que las legumbres tienen un alto contenido de fibra y minerales.

-Caldo de huesos: ayuda a curar el revestimiento intestinal al proporcionar colágeno, prolina y glicina, y contiene calcio, magnesio, fósforo y silicio.

Remedios naturales del hipotiroidismo

Suplementos para reducir los anticuerpos tiroideos

Hay varios suplementos clave que han demostrado ser muy efectivos para reducir los anticuerpos tiroideos:

  • Selenio + MyoInositol:
    • El selenio, es fundamental para el funcionamiento y la protección de la glándula tiroides del estrés oxidativo, protege las células del daño provocado por la inflamación al ayudar al cuerpo a restaurar el glutatión. Está bien estudiado y se ha encontrado que es muy eficaz para reducir los anticuerpos tiroideos.
    • Investigaciones más recientes han descubierto que la combinación de selenio y mioinositol es aún más poderosa para reducir los autoanticuerpos antitiroideos, tanto anticuerpos anti-TPO como anti-Tg, y también ayuda a mejorar la función tiroidea y los niveles de TSH. En un estudio importante, se necesitaron 6 meses de tratamiento para comenzar a ver los máximos beneficios, pero en mi práctica clínica he visto una mejora notable en la mitad de ese tiempo. Recomiendo tomarlos hasta que los autoanticuerpos tiroideos se normalicen; indefinidamente si es necesario.
  • La vitamina D es un importante modulador de la salud inmunológica y desempeña un papel especial en la inhibición de los anticuerpos que atacan la tiroides.
    • Grandes estudios han demostrado que existe una mayor probabilidad de tener Hashimoto si hay deficiencia de Vitamina D.
    • El nivel ideal para las personas con Hashimoto, es de 50-80 ng / dL en el análisis de sangre.

Probioticos

Pueden ayudar a sanar el intestino y ayudar en la absorción de nutrientes al tiempo que reducen la inflamación. Otros beneficios de un probiótico de alta calidad incluyen ayudar a mantener un sistema inmunológico más fuerte; el aumento de producción de vitamina B12; reduciendo del crecimiento bacteriano o viral en el intestino como la cándida o el SIBO; Mejora la salud de la piel y ayuda con el control del apetito y la pérdida de peso.

Ashwagandha y hashimoto

Ashwagandha

Es una hierba adaptógena que ayuda al cuerpo a responder al estrés, equilibrando los niveles hormonales. Los adaptógenos ayudan a reducir el cortisol y equilibrar los niveles de T4. De hecho, en ensayos clínicos, suplementar con ashwagandha durante ocho semanas ayudó a los pacientes con hipotiroidismo a aumentar significativamente los niveles de hormona tiroxina, lo que redujo la gravedad del trastorno.

Yodo

Los estudios muestran que incluso pequeñas cantidades de yodo suplementario (250 microgramos) causan cambios leves pero significativos en la función de la hormona tiroidea en individuos predispuestos. Pero no debe tomarse en forma de suplemento, si no a través de la alimentación. Una dieta rica en alimentos integrales que contengan yodo, incluidos pescado, vegetales marinos, huevos, productos lácteos crudos y algas marinas, puede ayudar a prevenir la deficiencia.

L-tirosina

Es un aminoácido utilizado en la síntesis de hormonas tiroideas, la tiroxina (T4) se produce de forma natural a partir de la yodación de la tirosina, un aminoácido no esencial que se obtiene tanto de las fuentes dietéticas que contienen proteínas como del cuerpo.

Se ha demostrado que la suplementación con L-tirosina mejora la falta de sueño y puede ayudar a combatir la fatiga y el mal humor al mejorar el estado de alerta y la función de los neurotransmisores. Una de las razones por las que la L-tirosina es beneficiosa para curar los síntomas de la tiroides es porque desempeña un papel en la producción de melatonina, dopamina y / o norepinefrina, que son nuestras hormonas naturales que hace que nos sintamos bien.

Aceite de pescado

Los ácidos grasos esenciales que se encuentran en el aceite de pescado son críticos para la función del cerebro y la tiroides. Los omega-3 DHA y EPA que se encuentran en el aceite de pescado están asociados con un menor riesgo de síntomas de la tiroides, que incluyen ansiedad, depresión, colesterol alto, enfermedad inflamatoria intestinal. Los suplementos de aceite de pescado omega-3 también pueden ayudar a equilibrar los niveles de omega-6 en la dieta, lo cual es importante para la salud en curso.

Complejo de vitamina B

La vitamina B12 y la tiamina son importantes para la función neurológica y el equilibrio hormonal. Las investigaciones muestran que la suplementación con tiamina puede ayudar a combatir los síntomas de las enfermedades autoinmunes, incluida fatiga drónica . En un estudio clínico, cuando los pacientes con Hashimoto recibieron 600 miligramos de tiamina por día, la mayoría experimentó una regresión completa de la fatiga en unas pocas horas o días.

La vitamina B12 es otro nutriente importante para combatir la fatiga porque beneficia al sistema nervioso central de muchas maneras importantes: manteniendo la salud de las células nerviosas (incluidos los neurotransmisores); protegiendo la cubierta de los nervios llamada vaina de mielina de la célula: y convirtiendo los nutrientes de los alimentos en energía utilizable para el cerebro y el cuerpo. En caso de Hashimoto, lo ideal es tomarla metilada.

Cordyceps ( Cordyceps sinensis )

Es un adaptógeno que ha sido utilizado por los herbolarios chinos tradicionales durante siglos, que lo recomendaban para «todas las enfermedades» como tónico, porque vieron que mejoraba la energía, la resistencia, la resistencia, el apetito, la libido y los patrones de sueño.

Los experimentos han demostrado que cordyceps tiene varios atributos biológicos, como propiedades antitumorales, antivirales, inmunomoduladoras, antioxidantes, antiinflamatorias, antimicrobianas e hipoglucémicas; y, mejora la función sexual y reproductiva.

También se encontró que tiene actividades antidepresivas y antifatiga, así como un efecto protector sobre los riñones y el hígado.

Pero lo interesante de este hongo, es que las investigaciones han demostrado que la cordycepina, el principio activo del cordyceps, tiene actividad antiviral contra el Virus de Epstein-Barr, el virus de la influenza y el VIH, entre otros.

Esta misma investigación también sugiere que la cordicepina tiene acciones antitumorales contra el gammaherpesvirus. En todo el mundo, una quinta parte de los cánceres están asociados con infecciones virales, incluido el gammaherpesvirus.

En el caso del Hashimoto, el cordyceps, actúa como un potente antiviral, ayuda al hígado, el intestino y el sistema inmunológico, y puede tener la capacidad de reducir los niveles de anticuerpos tiroideos mientras reduce el proceso inmunoinflamatorio de Hashimoto.

Abordar un Problema de este tipo, puede sonar muy complicado pero con una buena dieta antiinflamatoria, una reeducación de hábitos, sanación del intestino y equilibrio de hormonas, se consiguen resultados bastante espectaculares, depende mucho de la cantidad de años en los que la tiroides haya estado sufriendo la velocidad de la recuperación de la misma.

Si necesitas que te guie en el proceso, no dudes en ponerte en contacto conmigo

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor