grasa abdominal y menopausia

Grasa abdominal y Menopausia

La grasa abdominal es uno de los problemas de belleza más frustrantes que una mujer que entra en la menopausia puede tener. Porque, este tipo de grasa, se comporta de una manera extraña. Puedes ponerte a dieta y empezar un programa de ejercicios, que ella, permanecerá.

Y el porqué de que, a pesar de que adelgacemos y perdamos la grasa del resto del cuerpo, la grasa abdominal permanece, es que no es solo grasa, nos está hablando de un desequilibrio más profundo, que está estrechamente relacionado con el desequilibrio hormonal.

La grasa abdominal, aparece con mayor frecuencia en las mujeres después de los 45 años. Aparece de la nada, incluso en mujeres delgadas y atléticas, y tiende a empeorar después de los 50 años. Si bien, tiene mucho que ver con los cambios hormonales que acompañan a la menopausia, no es el único factor.

Las mujeres que contraen grasa abdominal en esta época de su vida, tienden a mostrar algún nivel de resistencia a la insulina (IR), que no es lo mismo que ser diabético.

tipos de grasa abdominal

Tipos de grasa

Hay dos tipos principales de grasa abdominal: la grasa visceral y la grasa subcutánea.

La grasa subcutánea: es la que se acumula justo debajo de la piel, la podemos tocar, son los famosos michelines.

-La grasa visceral: es más profunda, y se aloja en la cavidad abdominal rodeando los órganos de la cavidad abdominal.

Hay una gran diferencia entre la grasa visceral y la grasa abdominal subcutanea. No es solo un problema de belleza; la grasa visceral, se convierte en un órgano endocrino capaz de liberar hormonas y citoquinas proinflamatorias, que envian olas de inflamación por todo el cuerpo.

Esta grasa visceral, tiene más riesgos para la salud asociados, entre ellos:

  • Dominancia de estrógenos, ya que, la grasa visceral es capaz de libera estrógenos.
  • Aterosclerosis y accidente cerebrovascular
  • Hipertensión
  • Cáncer de colon o mama
  • Problemas cognitivos, incluida la memoria
  • Problemas para dormir
  • Artritis
  • Enfermedad de la vesícula biliar

Grasa abdominal y resistencia a la insulina

En esta ilustración, tenemos dos formas de acumular grasa abdominal, en forma de pera o manzana:

-La forma de pera, aunque acumule celulitis en las caderas y piernas, está hormonalmente más sana que la de forma de manzana

-La forma de manzana, está marcando una resistencia a la insulina.

tipos de grasa abdominal

La grasa abdominal es un signo clásico de cierto nivel de resistencia a la insulina. La insulina es una hormona producida por el páncreas que ayuda a que el azúcar en la sangre pase del torrente sanguíneo a las células en forma de energía: la insulina es como una llave que abre la puerta de la célula para dejar entrar la glucosa.

La resistencia a la insulina ocurre cuando las células dejan de responder a la insulina: las puertas se cierran y la llave ya no funciona. Como resultado, el cuerpo produce más insulina, pero las células no puede acceder a ella, lo que ahora causa que tengamos niveles de insulina y azúcar más altos de lo normal en la sangre y provocando, con el tiempo, lo que en naturopatia se conoce como síndrome metabólico.

¿Por que se produce un problema de resistencia a la insulina?

Dieta desequilibrada

Un consumo excesivo y continuo de azúcar y carbohidratos procesados, provoca que los receptores de insulina de las células se desgastan por el exceso de trabajo de sacar toda esa glucosa del torrente sanguíneo y llevarla a las células; y dejen de responder a la misma.

Envejecimiento

A medida que envejecemos, nuestra sensibilidad a la insulina disminuye gradualmente, y, como consecuencia, la desregulación del azúcar en la sangre también empeora.

Es por esto que perder la grasa abdominal se vuelve más difícil a medida que vamos cumpliendo años y que a medida que nos acercamos a la menopausia, somos menos tolerantes al azúcar.

Medicamentos

Varios tipos de terapias contra el cáncer pueden causar resistencia a la insulina, incluyendo quimioterapia, esteroides, terapias hormonales y otros medicamentos dirigidos.

Otros medicamentos que pueden conducir a la resistencia a la insulina y la diabetes incluyen diuréticos tiazídicos (utilizados para la presión arterial alta), betabloqueantes (para la presión arterial alta, glaucoma y enfermedades cardíacas), estatinas (para el colesterol y las enfermedades cardíacas), antipsicóticos, antidepresivos y más.

La resistencia a la insulina y las hormonas

La insulina es una hormona, es decir forma parte del sistema endocrino, y afecta a otras hormonas del cuerpo.

Unos niveles altos de insulina en el cuerpo mantenidos de forma continuada, causan que la testosterona se convierta en estradiol a través de una enzima llamada aromatasa. Causando una dominancia de estrógenos.

Y por otro lado, la dominancia de estrógenos hace que los receptores de insulina sean menos sensibles a la misma, empeorando así la resistencia a la insulina y creando un circulo vicioso.

Pero además, la grasa abdominal secreta ácidos grasos que circulan por el cuerpo y se dirigen hacia el hígado. Si el hígado tiene exceso de ácidos grasos, comienza a producir demasiada glucosa, elevando el azúcar en la sangre y contribuyendo a la resistencia a la insulina.

Estos ácidos grasos, también causan aumento de andrógenos como la testosterona, lo que podría conducir a problemas como el síndrome de ovario poliquístico.

resistencia a la insulina

¿Cómo saber si eres resistente a la insulina?

Hay dos maneras de saber si tienes resistencia a la insulina, mediante un analítica sanguínea o por los síntomas.

Analítica

  • Glucosa en sangre en ayunas: por encima de 90 indica Resistencia a la insulina
  • Hemoglobina A1C: un resultado superior a 5.4 indica resistencia a la insulina
  • Homocisteína: superior a 30 indica resistencia a la insulina
  • HDL: menos de 40 puede indicar una resistencia a la insulina
  • Triglicéridos: superior a 150 puede indicar resistencia a la insulina

Síntomas:

  • Grasa en el vientre haciendo la silueta en forma de manzana
  • Marcas en la piel alrededor del cuello y el área de la cabeza
  • Presión arterial elevada (135/85)
  • Hambre nada más después de comer
  • Cansancio después de comer
  • Somnolencia/fatiga diurna
  • Insomnio
  • Antojos de azúcar y carbohidratos procesados
  • Enfermedades frecuentes

Como solucionar la grasa abdominal

Haz ejercicio

La mayoría pensamos que para adelgazar hay que salir a correr y ahcer cardio. Pero si lo que estás queriendo hacer es deshacerte de la grasa abdominal el cardio es un grave error, ya que el cardio y el jogging genera un estrés en el cuerpo que se convierte inmediatamente en cortisol, y este, desequilibra tus hormonas, aumenta la inflamación y contribuye a generar la grasa abdominal.

El ejercicio que debes realizar es el entrenamiento con pesas o el entrenamiento de resistencia. Esto hará que tu cuerpo se mueva y se fortalezcan los músculos sin poner al organismo en un estado de estrés. Se ha demostrado que el entrenamiento de resistencia disminuye la grasa abdominal y aumenta la sensibilidad a la insulina.

Reduce la inflamación

La inflamación es el hilo conductor que une todas las enfermedades y afecciones crónicas. Mientras la inflamación permanezca alta, el cuerpo está en un estado de emergencia y no en un estado de curación. Es por eso que la reducción de la inflamación tiene que ser lo primero.

Para ello, deberás eliminar de tu vida todo aquello que contribuya a la inflamación.

  • Dieta: baja en azúcar, a base de alimentos integrales y eliminando alimentos que pudieran ser alergénicos; esto incluye alimentos inflamatorios como el gluten, los productos lácteos, el maíz, los huevos y la soja.

El alcohol, también deberás eliminarlo, contribuye en gran medida a la inflamación e interfiere con tus hormonas, haciendo que lleve más tiempo controlar la inflamación y los niveles de insulina.

  • Sueño: Trata de dormir 8 horas diarias y acostarte a las 10 de la noche.
  • Estrés: Deberás eliminarlo de tu vida, genera cortisol y desequilibra las hormonas.

Equilibra tus hormonas

Mientras tus hormonas estén desequilibradas, va a ser muy difícil perder la grasa abdominal. Y la explicación hay una serie de hormonas, que ayudan a regular el control del azúcar en la sangre. Y, si solo una de ellos está fuera de equilibrio, tendremos problemas para equilibrar el azúcar de la sangre y, de deshacernos de la grasa abdominal, estas hormonas son:

  • Estrógenos
  • Cortisol
  • Insulina
  • Glucagón
  • Testosterona
  • Hormona del crecimiento
  • IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1)
  • Hormonas tiroideas

Corregir los niveles hormonales y equilibrarlos es esencial.

equilibra-tus-hormonas

Remedios Naturales para la grasa abdominal

Hay varios suplementos naturales que puedes utilizar para reducir la inflamación y mejorar la sensibilidad a la insulina de las células.

Suplementos naturales antiinflamatorios

  • Aceite de pescado
  • Vitamina D3
  • Coenzima Q10
  • Glicinato de magnesio
  • Selenio

Plantas medicinales que nos ayudan a equilibrar la insulina

  • Canela: 1/2 cucharadita, una vez al día. Reduce el azúcar en la sangre y aumenta la sensibilidad a la insulina.
  • Cromo: Aumenta la sensibilidad a la insulina y mejora el control de la glucosa.
  • Fenogreco: reduce el azúcar en sangre
  • Pectina de manzana, remolacha en polvo, fibra de avena: Ralentizan la absorción de glucosa en el torrente sanguíneo, también reducen la insulina.
  • Cardo mariano: Reduce la glucosa en ayunas y los niveles de insulina en ayunas.
  • Gymnema Sylvestre: Reduce el azúcar en la sangre y mejora la sensibilidad a la insulina. También regenera las células beta en el páncreas.
  • Karela: Suprime los picos de glucosa en sangre después de la ingesta de azúcar.




Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor