plantas medicinales para la tiroiditis de hasimoto

Las mejores plantas medicinales para el Hashimoto

Si bien es cierto que en la enfermedad de Hashimoto están comprometidos muchos sistemas: problemas de intestino permeable, desequilibrio de azúcar en sangre, fatiga suprarrenal, desequilibrio hormonal con dominancia de estrógenos, presencia de metales pesados y, muchas veces presencia de herpes virus y eipstein barr. Como terapia complementaria para el Hashimoto hay ciertas plantas medicinales que nos pueden ser de gran utilidad. Entre ellas:

ashawagandha

Ashwagandha ( Withania somnifera )

La Ashwagandha es una hierba adaptógena popular y se considera una de las hierbas más importantes del Ayurveda, y muchos estudios demuestran que tiene propiedades adaptógenas y antiestrés, además de ser neuroprotectora, antiinflamatoria, antiartrítica y analgésica.

Un adaptógeno es una sustancia que puede aumentar la resistencia del cuerpo a varios tipos de estrés, tanto físico como emocional.

El estrés y la disfunción suprarrenal resultante del mismo, suele ser un desencandenante habitual de la enfermedad de Hashimoto. La mayoría de las personas que padecen de tiroides comenzaron después de experimentar un período particularmente estresante en su vida.

La llamadas plantas adaptógenas mejoran y alivian la disfunción suprarrenal al normalizar el eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA); atenúan los sistemas hiperactivos y estimulan los sistemas hipoactivos del cuerpo.

La investigación ha demostrado que la ashwagandha es beneficiosa para normalizar los niveles de la hormona tiroidea. Un pequeño estudio mostró que después de 8 semanas de tratamiento, la ashwagandha mejoró los niveles de TSH, T3 y T4.

Otro estudio centrado en los trastornos del estado de ánimo descubrió que, además de mejorar el estado de ánimo, la ashwagandha podría ser un tratamiento eficaz para el hipotiroidismo subclínico, ya que eleva los niveles de T4, a la vez que proporciona propiedades neuroprotectoras, antiinflamatorias, antioxidantes y antidepresivas.

La ashwagandha reduce la ansiedad y el estrés, mejora la calidad del sueño y ayuda a las mujeres con disfunción sexual.

A tener en cuenta: la ashwagandha puede desencadenar una respuesta alérgica en personas con sensibilidad a la familia de las solanáceas (tomates, patatas blancas, berenjenas, pimientos morrones, pimienta de cayena, etc.). Si fuera tu caso, no uses ashwagandha en polvo, tómala en tintura.

Está contraindicada para quienes toman inmunosupresores y puede potenciar los efectos de los sedantes y los medicamentos para la tiroides, ya que estimula la tiroides.

aloe-vera

Aloe Vera ( Aloe barbadensis miller )

El aloe vera es una planta con gran cantidad de nutrientes, entre ellos, selenio, zinc y magnesio, que apoyan la función de la tiroides; y, contiene el aminoácido tirosina, un precursor de la tiroxina.

Es antiparasitario, antiinflamatorio y se usa para abordar varios de los factores desencadenantes de la enfermedad de Hashimoto, como el desequilibrio de azúcar en sangre, los problemas intestinales, la posible presencia de herpes y el Epstein-Barr y alguna que otra infección.

Un estudio realizado en Italia, encontró que beber 50 ml de jugo de aloe vera dos veces al día, durante nueve meses, en mujeres con tiroiditis de Hashimoto e hipotiroidismo subclínico. Reducía los anticuerpos de TSH y TPO en suero y aumentaba la T4.

aceite-de-comino-negro

Aceite Comino negro ( Nigella Sativa )

El aceite de comino negro se ha utilizado a lo largo de la historia como tónico para el hígado, agente antibacteriano, analgésico, estimulante del apetito, antihipertensivo, galactagogo y diurético, entre otros.

Se han estudiado sus múltiples acciones farmacológicas, que incluyen propiedades anticancerígenas, antimicrobianas, antiinflamatorias, broncodilatadoras, hepatoprotectoras, gastroprotectoras, antioxidantes, antidiabéticas e inmunomoduladoras.

Estas propiedades terapéuticas, se deben a un componente activo llamado timoquinona; la cual, según las investigaciones tiene efectos antioxidantes, hepatoprotectores, antiinflamatorios y anticancerígenos, tanto antimutagénicos como antitumorales.

Debido a esto, se utiliza como tratamiento alternativo en varias enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2 y la hipertensión. Resulta eficaz como inmunomodulador, para la inflamación de las articulaciones; como es el caso de la artritis reumatoide.

En el caso del Hashimoto, resultan de interés sus propiedades hepatoprotectoras. La mayoría de las personas con Hashimoto tienen congestión hepática.

Se ha demostrado que el aceite de comino negro pospone la progresión de las enfermedades hepáticas crónicas y tiene efectos protectores. En una revisión, se observó que su principal compuesto activo, la timoquinona, actúa como un «antídoto” frente a micotoxinas y endotoxinas, metales pesados, pesticidas, solventes y contaminantes ambientales. Además de que puede proteger ciertos tejidos de la sobredosis por analgésicos, antibióticos y otros medicamentos.

Además, el comino negro, tiene propiedades antibacterianas contra el Helicobacter Pylori, otro de los desencadenantes comunes del Hashimoto.

También se ha demostrado que el comino negro mejora el estado de la tiroides; disminuyendo los niveles séricos de TSH y anticuerpos tiroideos y aumentando la T3 después de 8 semanas.

cordyceps

Cordyceps ( Cordyceps sinensis )

Es un adaptógeno que ha sido utilizado por los herbolarios chinos tradicionales durante siglos, que lo recomendaban para «todas las enfermedades» como tónico, porque vieron que mejoraba la energía, la resistencia, la resistencia, el apetito, la libido y los patrones de sueño.

Los experimentos han demostrado que cordyceps tiene varios atributos biológicos, como propiedades antitumorales, antivirales, inmunomoduladoras, antioxidantes, antiinflamatorias, antimicrobianas e hipoglucémicas; y, mejora la función sexual y reproductiva.

También se encontró que tiene actividades antidepresivas y antifatiga, así como un efecto protector sobre los riñones y el hígado.

Pero lo interesante de este hongo, es que las investigaciones han demostrado que la cordycepina, el principio activo del cordyceps, tiene actividad antiviral contra el Virus de Epstein-Barr, el virus de la influenza y el VIH, entre otros.

Esta misma investigación también sugiere que la cordicepina tiene acciones antitumorales contra el gammaherpesvirus. En todo el mundo, una quinta parte de los cánceres están asociados con infecciones virales, incluido el gammaherpesvirus.

En el caso del Hashimoto, el cordyceps, actúa como un potente antiviral, ayuda al hígado, el intestino y el sistema inmunológico, y puede tener la capacidad de reducir los niveles de anticuerpos tiroideos mientras reduce el proceso inmunoinflamatorio de Hashimoto.

curcuma

Cúrcuma ( Curcuma longa)

Se ha demostrado que la curcumina , el ingrediente activo más estudiado de la cúrcuma, tiene actividad antiinflamatoria, antioxidante, antibacteriana y antiviral, todo lo cual puede brindar beneficios a quienes padecen los síntomas relacionados con Hashimoto.

También es ideal para desintoxicar varios metales pesados y toxinas.

La investigación relacionada con las acciones antiinflamatorias de la curcumina ha encontrado que reduce la inflamación de las articulaciones en la artritis reumatoide. También se ha encontrado que reduce los efectos inflamatorios en varias afecciones gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Además de ayudar a curar el intestino, la mayoría de las personas con Hashimoto padecen algún grado de disbiosis intestinal y/o intestino permeable; y reducir la inflamación general en el cuerpo, se ha descubierto que la cúrcuma apoya específicamente a la glándula tiroides contra los efectos de los tóxicos.

En un estudio, se encontró que el fluoruro de sodio afecta negativamente la función y la estructura de la glándula tiroides, mientras que se encontró que la curcumina protege contra estos efectos. También se ha descubierto que la curcumina inhibe el crecimiento de células cancerosas de tiroides en estudios in vitro.

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor