la mejor dieta para la candida

La Mejor Dieta para la Cándida

Si ya sabes que tienes cándida y estas buscando soluciones a través de la web, de las primeras cosas que leerás es que con una buena dieta puedes curarla.

Pues bien, esto no es cierto.

Es imposible curar la Cándida solo con la dieta. Si que es cierto que disminuyendo el consumo de azúcares refinados y otros alimentos pro inflamatorios podemos mejorar la situación de nuestro organismo, es decir, no empeoraremos más la situación.

Pero la reacción inmunológica que ya está ocurriendo una dieta no la va a parar.

Si hay un crecimiento excesivo de cándida en el cuerpo, ya sea en el estómago, la piel, los genitales o el cerebro, debe reducirse con suplementos antimicóticos. Por que ya esta instalada en tu tejido corporal y robándote las vitaminas y minerales que necesitas para funcionar, lo que hace que el terreno se descoloque aun más.

Además de estar sobrecargando tu hígado con tóxicos y deshechos que , si tienes cierta edad y nunca lo has cuidado, va a hacer que este deje de hacer su trabajo como debería.

Todos sabemos que una falta de vitaminas puede hacernos vulnerables a infecciones y alergias. Y pensamos, que si tomamos vitaminas, nuestro sistema inmune va a mejorar y vamos a poder evitar las infecciones y la inflamación.

Pero, lo que quizá no sabemos, es que cuando tenemos un sobrecrecimiento de Cándida, el intestino no funciona como debería y las vitaminas no9 pueden llegar a donde se las necesita.

Desmontando mitos de la dieta para la cándida

Llevo horrorizada todos estos años, leyendo barbaridades en internet y escuchando en consulta teorías surrealistas, que francamente no se de donde salen.

Intentar matar a la cándida matándoos a vosotros mismos de hambre, no me parece la mejor opción, ella siempre va a encontrar como sobrevivir, pero muchos de vosotros, sin legumbres, cereales, fruta o ciertas verduras, dudo mucho que lo consigáis.

Existen carbohidratos buenos y carbohidratos malos (esto es azúcar bueno y azúcar malo), el azúcar es energía y es lo que utiliza tu cuerpo para poder realizar sus funciones.

Los carbohidratos buenos son los que existen en la naturaleza: cualquiera de ellos va a ser beneficioso para ti, teniendo la precaución de restringir, es decir, moderar el consumo de maíz, champiñones y patatas, también se debe restringir las verduras fermentadas ya que pueden contener levaduras y contribuir a inflamar el cuerpo.

Los cereales deben mantenerse en la dieta, pero han de ser integrales, con fibra, ya que ayudan al colon a producir las bacterias buenas que nuestro intestino necesita para la sintetizar y producir vitaminas: la avena, la quinoa, el arroz integral usado de forma moderada, las lentejas, los guisantes son una buena fuente de fibra.

Se pueden tomar productos lácteos, que no es lo mismo que leche de vaca, todos ellos contienen un tipo de azúcar llamado lactosa que no siempre es bien tolerada las personas que padecen de cándida. Pero los productos lácteos fermentados, en contra de lo que leo por ahí, no contienen levaduras, están hechos de bacterias probióticas que ayudan a equilibrar el intestino. Prueba a tomar 2 o 3 veces por semana, yogurt, queso fresco, kefir o requesón. Si eres eres propenso a la hinchazón o al estreñimiento, es posible que desees evitar los productos lácteos.

Se puede tomar perfectamente vinagre de vino, de manzana e incluso unas gotitas de limón para aderezar las ensaladas, no pasa nada y todos ellos son ácidos, de manera que ayudan a equilibrar el PH de nuestro tubo digestivo.

Lo que si hay que erradicar de raíz en toda dieta para la cándida es el alcohol, ya sean en cervecitas, vinitos o destilados. Es tóxico, inflamatorio, deshidratador y sobrecarga el hígado.

Esta es una parte que consigue dejarme atónita, como alguien ve peligrosa una manzana y sana una cerveza, en cualquier dieta para la salud.

La fruta, obviamente es un alimento vivo y es un azúcar bueno ya que proviene de la naturaleza, lo que sí, al principio, deberíamos evitar aquellas que tengan más azúcar e ir observando como se siente nuestro organismo con cada una de ellas y escoger las que mejor nos resulten

La verdad del asunto es que cuando las personas que padecen cualquier problema de salud, dejan de comer alimentos procesados y comienzan a comer más «alimentos vivos» con nutrientes y enzimas, comienzan a sentirse mejor.

Si es cierto, que además de los productos procesados, como los embutidos y la comida chatarra, la mejor opción que podemos tomar en beneficio de nuestra salud es erradicar de nuestra dieta los llamados 5 venenos blancos.

Optativas a los 5 venenos blancos:

-la leche, que podemos sustituir por cualquier leche vegetal y podemos seguir tomando un par de veces por semana lácteos fermentados

-La harina blanca de trigo, que podemos sustituir por harinas integrales e incluso de otros cereales que también deberán ser integrales, y esto obviamente incluye el pan

-El azúcar blanco, primero sustituya por opciones naturales como la panela o el azúcar de abedul y luego más adelante vaya disminuyendo la cantidad de azúcar diaria.

-Sal blanca, sustituirla por sal del himalaya o sal marina

-Arroz blanco, sustituirlo por arroz integral y tomarlo una vez por semana

Cuando empezamos a reducir los azúcares agregados y no naturales en nuestra dieta, se puede producir un malestar pasajero: antojos intensos, fatiga, ansiedad y mal humor.

Esto se debe a que el azúcar estimula el centro de recompensa del cerebro, de manera que es mejor irlos reduciendo gradualmente y una buena opción es compensarlos haciendo algo de ejercicio.

Comienza por cambiar el azúcar del café o del té. Después evita todos aquellos alimentos que tengan azúcares agregados y por último ve cambiando poco a poco tus cereales por cereales integrales.

¿Solo con la dieta curo la cándida?

Ya te dije antes que no. Haciendo estos cambios y eliminando los 5 venenos blancos de la dieta conseguirás estabilizar tu azúcar en sangre y disminuir la inflamación de tu cuerpo.

Pero mientras, vas a tener que llevar un programa de salud con antimicóticos entre 4 y 6 meses. Vas a tener que poner a punto tu hígado y tu intestino, limpiar tu cuerpo de tóxicos y metales pesados. Mientras que vas equilibrando el terreno y reponiendo las vitaminas y minerales que tu cuerpo tiene en deficiencia y que han causado el desequilibrio del terreno que ha permitido que la cándida avanzase en exceso.

Para esto, te aconsejo un profesional de la medicina natural porque como ves. No es que la cándida sea reincidente, es que las soluciones rápidas de internet, no son reales.

Te invito a solicitar una consulta online conmigo o beneficiarte de un programa novedoso de cajas de suscripción dónde todos los meses en tu casa recibirás la dieta y los suplementos necesarios para acabar de una vez por todas con este desequilibrio.

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor