recomendaciones de salud para el Otoño

Recomendaciones de Salud para el Otoño

Durante esta estación, los días empiezan a acortarse. Nuestro ánimo se vuelve más serio y menos despreocupado que en verano.

El otoño es el comienzo del ciclo yin cuando la luz del día dura menos de doce horas. Es una época de cosecha y sacar la ropa de abrigo para los días más fríos y oscuros del invierno.

En la medicina oriental, el otoño se asocia con el elemento Metal, que es el que gobierna la organización, el orden, la comunicación, la mente, el establecimiento de límites y la protección de fronteras.

Es un buen momento para terminar los proyectos que comenzamos en primavera y verano, cosechando la recompensa de nuestro trabajo. Y es el momento perfecto para comenzar proyectos más introspectivos, reflexionar sobre nuestra vida y tomar decisiones para organizarla.

El otoño y nuestro cuerpo

Los órganos que se relacionan con esta estación son el pulmón y el intestino grueso. Y son los órganos a los que deberemos prestar más atención durante este periodo. Ambos, en mayor o menor medida, están asociados con la emoción de dejar ir.

Pulmones

Los chinos, consideran el pulmón un órgano tierno, debido a que al estar en la parte superior del cuerpo, es especialmente susceptible al viento y al frío. Durante este cambio de temperatura, debemos vestirnos de acuerdo al clima. Aunque hay muchas personas que a principios de otoño van vestidas de verano y eso, es una invitación abierta para la tos, el dolor de garganta y el resfriado común.

Los pulmones controlan la circulación de nuestra energia defensiva o Wei-Qi, que es la que nos protege de las gripes y resfriados. Esta energia circula en la superficie entre la piel y los músculos y es la encargada de calentar el cuerpo.

Si esta energía es débil, la piel y los músculos no se calentarán adecuadamente, que es el motivo por el que sentimos frío cuando estamos enfermas. Si nuestros pulmones no se encuentran fuertes, esta energía defensiva se debilita y hace que las personas sean propensas a los resfriados.

Otra cosa que se desconoce bastante en occidente, es que la nariz al ser la entrada a los pulmones, puede ayudarnos a prevenir los resfriados si la mantenemos limpia y despejada. Usar una lota nasal con sal marina, agua y bicarbonato de sodio nos va a ayudar a eliminar el exceso de mucosidad de la nariz.

Además, lo que comemos, también afecta a la salud de los pulmones. Comer en exceso alimentos crudos y fríos, genera que el bazo cree flemas que posteriormente se almacenará en los pulmones. Los productos lácteos, como la leche, el queso, la crema y la mantequilla también producen flemas, mientras que tomar cantidades moderadas de alimentos picantes como el ajo, la cebolla, el jengibre, el rábano picante y la mostaza son beneficiosos para los pulmones.

Intestino grueso

Comer verduras y cereales integrales es necesario para nuestro cuerpo durante todo el año. Sin embargo, debido a que sirven como limpiadores para nuestro intestino, son más importantes en otoño, que es cuando necesitamos mantener el elemento metal en equilibrio.

Una dieta ideal para nuestro intestino grueso consiste en alimentos abundantes, ricos y calientes, que incluyan carnes, nueces, pescado y aceites, con notas de sabores fuertes como roquefort, pimienta y mostaza.

Los tubérculos como las patatas, las zanahorias, el ajo y la cebolla, son alimentos metálicos particularmente saludables, al igual que las frutas de piel gruesa como los plátanos y los mangos.

Por otro lado, la Cayena, el jengibre y el curry ayudan a tener una buena digestión y promueven una buena eliminación.

Salud en general

Hay muchas disciplinas que nos enseñan que los ejercicios de respiración son muy beneficiosos, con ellos podemos logar claridad mental, tanquilidad emocional y vigor físico. El otoño es el momento perfecto para aprenderlas y practicarlas.

El sueño es otro aspecto al que debemos prestar atención en otoño. En medicina china se aconseja acostarse temprano y levantarse con el canto del gallo.

Es un buen momento para hacer ejercicios con pesas ya que en esta época del año podemos aprovechar mejor las proteínas para tener un buen desarrollo muscular.

El otoño está relacionado con el final de la tarde y el principio de la noche, de manera que procura durante estas horas estar lo más relajado posible y tener una buena preparación para dormir tranquilo. En esta época tanto alma como espíritu han de estar tranquilos y para mantener sanos los pulmones no debe darse rienda suelta a los deseos, según ellos es una época en la que hay que estar más contenido.

consejos de salud para el otoño

Consejos para el otoño

Practica el soltar

Cuando llega el otoño, podemos sentir el peso de la acumulación del verano en forma de desorden mental y físico. Así como los árboles sueltan sus hojas, es momento de despojarnos de lo que ya no nos sirve. Ya sea que signifique limpiar un armario, terminar una relación o terminar un hábito, encontrar formas de dejarlo ir ayudará a facilitar la transición hacia el otoño.

Protege tu cuello.

Según la medicina China, “el viento es la causa de 1.000 enfermedades”. El viento entra al cuerpo por la nuca y causa condiciones que se desarrollan rápidamente, como resfriados, gripes, dolores de cabeza y de garganta. Las fluctuaciones de temperatura que normalmente se ven en esta época del año nos hacen aún más susceptibles al viento. Recuerda usar una bufanda, un pañuelo o una sudadera con capucha para protegerte de un problema de viento.

Practica la respiración profunda.

El sistema pulmonar está más activo durante el otoño. Las respiraciones profundas y de limpieza son necesarias para liberar el estrés, pensar con claridad y un correcto funcionamiento fisiológico. Además refuerzan el sistema inmune y equilibran el espíritu.

Si no puedes realizar estas respiraciones en la naturaleza utiliza en un difusor aceites esenciales de pino, eucalipto, pomelo o incienso.

Permítete el duelo

El duelo es la emoción asociada con el metal y los pulmones. Es natural sentir algo de tristeza en esta época del año. Los árboles pierden las hojas y hay una fuerte sensación de dejar ir mientras la naturaleza se prepara para una nueva vida.

Reconocer los sentimientos de duelo y crear una práctica a su alrededor permitirá que los sentimientos de tristeza y pérdida se desarrollen de manera saludable.

Busca algo que te inspire y conéctate

La inspiración es una virtud importante del elemento metal. A fin de cuentas, el trabajo de los pulmones, es “inspirar”. Lee un libro, escucha programas inspiradores, ve a un museo, escucha música que eleve tu espíritu o practica yoga; conectarte con lo que te inspire ayudará a los pulmones y a sentirte animado durante esta época triste del año.

Usa las especias

El sabor asociado con el otoño es el picante. Los lattes y los tés chai se incluyen en esta categoría. Las especias como la canela, el jengibre, el clavo y el anís ayudan a despejar los pulmones de la congestión y la flema, abren las vías respiratorias y estimulan la respiración. Es importante mantener fuertes los pulmones, ya que son la primera línea de defensa contra las enfermedades.

Come bien

Comer alimentos crudos y fríos durante los meses más fríos contribuye a la acumulación de humedad, que se siente como congestión, pesadez y letargo. Es hora de sopas, guisos y salteados nutritivos. El color asociado con el otoño es el blanco, así que intenta incluir alimentos blancos y picantes como cebolletas, puerros, rábanos picantes, cebolla y ajo en tu dieta.

Calma la sequedad

El clima asociado con el otoño es la sequedad. Si bien los pulmones prefieren estar secos, demasiada sequedad interrumpe su funcionamiento adecuado. La piel agrietada, la garganta áspera y las fosas nasales secas son signos de sequedad pulmonar. Para nutrir los pulmones y mantener las membranas saludables, que por otra parte es esencial para un buen sistema inmune; asegúrate de mantenerte hidratado; bebe miel con agua caliente, toma jarabe de saúco o cereza negra, come alimentos mucilaginosos como la okra y loa huevos, usa un humidificador si el ambiente debido a la calefacción es muy seco y usa aceite de almendras o de coco en tu cuerpo.

Organízate

Si hay una época del año para poner las cosas en orden, es el otoño. El elemento metal se nutre de la estructura y la organización. La organización crea espacio para las ideas, la inspiración y la planificación.

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor