El Virus de Epstein Barr y las enfermedades Autoinmunes

El Virus de Epstein Barr y las enfermedades Autoinmunes

Más del 90% de la población adulta es portadora del virus de Epstein-Barr. Se trata de un virus de la familia de los herpes virus, en la que también se encuentran el virus del herpes simple, el citomegalovirus y el virus de la varicela zóster entre otros.

Hasta ahora se pensaba que solo era responsable de la famosa mononucleosis infecciosa, también llamada enfermedad del beso, pero en Naturopatía, llevábamos años avisando de que hacía mucho más que eso y que como toda la familia a la que pertenece, era capaz de quedarse en estado latente y provocar muchas alteraciones en el organismo. Para una máquina perfecta como es el cuerpo humano, era imposible pensar en un auto sabotaje, como supondría la autoinmunidad, si no es porque algo estuviera volviendo loco al sistema.

Pues bien, un estudio realizado en 2018 por el equipo del Dr. John B. Harley, director del Centro para la Genómica y la Etiología Autoinmunitarias en el Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati en Estados Unidos, ha arrojado datos realmente increíbles que explican con creces la teoría que en Naturopatía llevábamos años defendiendo.

En este estudio, se ha podido asociar la infección del virus de Epstein-Barr, con el desarrollo posterior de lupus eritematoso sistémico y otras enfermedades crónicas autoinmunes, y han conseguido explicar los mecanismos tras esta asociación los cuales, no habían estado claros hasta ahora.

Inducción vírica de enfermedades autoinmunes

En el estudio antes mencionado, se encontró que el virus de Epstein-Barr, más conocido por causar mononucleosis, también aumenta los riesgos para algunas personas de desarrollar otras siete enfermedades importantes.

Esas enfermedades son: lupus eritematoso sistémicoesclerosis múltiple, artritis reumatoide artritis idiopática juvenilenfermedad inflamatoria intestinalenfermedad celiaca y diabetes tipo 1.

La infección por el virus de Epstein-Barr es muy común en la población humana mundial. La mayoría de las personas la adquieren al comienzo de su infancia, no experimentan ningún síntoma o solo alguna afección breve y leve parecida a un resfriado, y siguen infectados a lo largo de sus vidas pero permaneciendo asintomáticos, es decir, se convierten en portadores del virus.

Pero, cuando son infectados por primera vez en la adolescencia o a principios de la adultez, el virus de Epstein-Barr puede dar lugar a la mononucleosis infecciosa, también conocido como «la enfermedad del beso», que normalmente se resuelve con descanso y que solo raramente ocasiona complicaciones graves.

Al igual que los otros virus de esta familia, después de una infección inicial el virus, entra en un periodo de latencia – en un estado “durmiente” en el interior de las células – pudiendo reactivarse posteriormente en cualquier momento. Esto implica que tras la primera infección, la persona infectada será un portador de este virus durante toda su vida.

En el estudio del doctor Harley, pudieron comprobar que ciertos factores ambientales, como las infecciones virales o bacterianas, la mala alimentación, la contaminación u otras exposiciones peligrosas, pueden reactivar el virus.

Una de las principales causas de reactivación del virus, comprobadas en laboratorio por este estudio, es la falta de suficiente acido ascorbico y de magnesio en el organismo.

El ácido ascórbico o vitamina C es una Vitamina muy importante para muchas funciones de nuestro cuerpo, pero sobre todo, para la integridad del sistema inmune y necesitamos tomarla todos los días ya que se escreta a través de la orina haciendo así que nuestros niveles de la misma disminuyan constantemente si no la ingerinos.

Algo parecido ocurriría con el magnesio, y que además explicaría porque en naturopatia a este virus se le conoce como el virus del estrés, ya que sabemos que aprovecha las hormonas del estrés y las bajadas de defensas para reactivarse. Y es que ante un aumento del estrés los niveles de magnesio y del resto de los electrolitos de nuestro cuerpo disminuyen considerablemente.

Cómo el Epstein-Barr secuestra nuestro sistema inmune

Cuando nuestro cuerpo es atacado por cualquier infección viral o bacteriana, nuestro cuerpo responde ordenando a las linfocitos B del sistema inmune que generen anticuerpos para luchar contra los invasores.

Pero cuando se produce una infección por el virus el Epstein-Barr, ocurre algo inusual. Este virus invade las células B, las reprograma y toma el control de sus funciones. El equipo de investigación del Hospital Infantil de Cincinnati descubrió una nueva pista sobre cómo lo hace el virus, un proceso que involucra pequeñas proteínas llamadas factores de transcripción.

Los factores de transcripción son una serie de proteínas que se se mueven constantemente a lo largo de las cadenas de nuestro ADN, activando y desactivando genes específicos para garantizar que las células funcionen como se espera y necesita.

El cuerpo tiene alrededor de 1.600 factores de transcripción conocidos, que funcionan en el genoma. El genoma es el conjunto del material hereditario de un organismo, la secuencia de nucleótidos que especifican las instrucciones genéticas para el desarrollo y funcionamiento del mismo y que son transmitidas de generación en generación, de padres a hijos.

Cada célula usa un subconjunto de estos factores de transcripción para convertirse en lo que son y para responder a su entorno. Pero cuando los factores de transcripción cambian, las funciones normales de la célula también pueden cambiar, y eso puede conducir a la enfermedad.

El estudio llevado a cabo por el doctor Harley y su equipo, muestra que una proteína producida por el virus de Epstein-Barr, llamada EBNA2, actua como un factor de transcripción más obligando a la célula a cambiar y conduciendo a esos estados de enfermedad.

El quipo del doctor Harley decidió estudiar 7 enfermedades autoinmunes que no tenían nada que ver entre sí, como son: el lupus, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la artritis idiopática infantil, le enfermedad inflamatoria intestinal, la celiaquía y la diabetes tipo 1.

Y la sorpresa fue, que se encontró, que todas ellas comparten un conjunto común de factores de transcripción anormales, cada uno afectado por la proteína EBNA2 del virus de Epstein-Barr. Cuando estos grupos de factores de transcripción relacionados con EBNA2 se adhieren a una parte del código genético, el riesgo de lupus parece aumentar.

Cuando esos mismos factores de transcripción aterrizan en otra parte del código, el riesgo de esclerosis múltiple parece crecer. Y así sucesivamente.

Inducción Vírica de algunos tipos de cáncer

La mononucleosis, que causa semanas de fatiga extrema, es la enfermedad más común causada por el Epstein-Barr. Fue apodada la «enfermedad del beso» hace años porque el virus se propaga principalmente a través del contacto con la saliva. A lo largo de los años, los científicos han relacionado este virus con algunas otras afecciones raras, incluidos ciertos cánceres del sistema linfático.

La interacción entre factores genéticos y diferentes desencadenantes ambientales (virus, tóxicos, radiación, etc.) determina el desarrollo del cáncer. Dentro de los virus se puede nombrar el virus de Epstein-Bar como factor implicado en el desarrollo y la progresión de procesos oncológicos. Así, este virus ha sido asociado con el Linfoma de Burkitt, la enfermedad de Hodgkin, el linfoma no-Hodgkin, el carcinoma nasofaríngeo y el cáncer de mama.

Como ya vimos, el Epstein-Barr infecta principalmente a los linfocitos B y produce diferentes proteínas que interfieren con el control y la regulación del ciclo celular. Así como en el caso de las enfermedades autoinmunes hablábamos de la proteína EBNA-2, en el caso de los tipos de cáncer anteriormente expuestos hablamos de la proteína EBNA-1.

La proteína EBNA-1 sería la responsable de que las células infectadas, a diferencia de las células normales cuyo tiempo de vida está limitado, empiecen a dividirse de forma incontrolada y de manera autónoma. Este proceso en combinación con otros factores pueden favorecer el desarrollo de cáncer.

Plantas Medicinales que pueden ayudarnos a combatir el Epstein Barr

Las siguientes hierbas pueden fortalecer el sistema inmune y ayudar al cuerpo a curarse de los efectos del virus tanto en estado latente, como en :

  • Uña de gato: esta planta combate el Epstein Barr, reduce los cofactores y también tiene acción viral contra estreptococus A y B.
  • Plata Coloidal: disminuye la carga viral de Epstein Barr.
  • Zinc: fortalece el sistema inmune protege la tiroides contra la inflamción producida por el Epstein Barr.
  • Raíz de regaliz : disminuye la producción del virus y fortalece las glándulas suprarrenales y los riñones.
  • Melisa: antiviral y antibacteriano. Mata las células del epstein barr y fortalece el sistema inmunológico.
  • L-lisina : disminuye la carga del virus y actúa como un sistema nervioso central antiinflamatorio.
  • Acido Ascorbico: fortalece el sistema inmunitario y elimina las toxinas del virus en el hígado, se ha comprobado que si tenemos en sangre la suficiente cantidad de ascorbico y magnesio, el virus no se puede replicar.
  • Monolaurina : antiviral; rompe la carga del virus y reduce los cofactores.
  • Anís estrellado : antiviral; Ayuda a destruir el virus en el hígado y la tiroides.
  • Curcumina : componente de la cúrcuma que combate el virus de epstein barr, y ayuda a fortalecer el sistema endocrino y el sistema nervioso central.
  • Acidos humicos fulvicos: reequilibradores del organismo, quelan metales pesados reducen y anulan los cofactores y ayudan a otras plantas potenciando sus efectos antivirales.

Descubre aqui una receta casera para combatir el epstein barr

Ninguna de las soluciones que aquí proponemos sirven como alternativa al tratamiento medico que pueda estar siguiendo, solamente proveemos información sobre algunos suplementos minerales y complementos nutricionales que pueden ayudarle a mejorar y aliviarle de los efectos secundarios de su tratamiento. No abandone nunca su tratamiento y consulte con su medico sobre tomar complementos alimenticios.

Si te ha sido útil este contenido, por favor, Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido esta protegido con derechos de autor